FT-CI

Nueva masacre del régimen sirio

Abajo la brutal represión de Assad. No a la injerencia ni a la intervención imperialista

31/05/2012

La masacre de alrededor de 116 civiles en Houla, próxima a la ciudad opositora de Homs, es uno de los hechos más sangrientos desde que comenzó el levantamiento contra el régimen de Assad hace 14 meses.
Como en otras oportunidades, el gobierno reconoce la matanza pero pretende responsabilizar de lo sucedido a “terroristas de al Qaeda”. Sin embargo, no ha ofrecido ningún indicio serio que respalde su versión o desmienta los relatos de sobrevivientes de la masacre.

Según diversos informes de prensa, el pasado viernes fuerzas regulares del ejército sirio abrieron fuego contra una manifestación antigubernamental y luego dieron paso a la acción de la temida “shabiha”, las bandas irregulares pro Assad que en cuestión de horas ejecutaron a más de un centenar de personas, en su gran mayoría mujeres y niños. Esta matanza habría sido la respuesta al asesinato de un informante del gobierno ocurrida unas semanas atrás.

Unos días después, el 30 de mayo, se descubrieron otros 13 cuerpos de hombres ejecutados con sus manos atadas en la espalda, que según denuncian activistas se trata de trabajadores de la electricidad que se habían negado a levantar una huelga.
La masacre de Houla bajo las narices de 300 monitores de las Naciones Unidas dejó al descubierto la crisis del plan de Kofi Annan, supuestamente en vigor desde el 12 de abril, para lograr un cese del fuego e iniciar un diálogo entre Assad y la oposición. Este plan de seis puntos fortaleció objetivamente al régimen de Assad que no solo se legitimó como interlocutor de una eventual salida negociada, sino que usó el “cese del fuego” para restablecer su autoridad en las regiones levantiscas del país donde se combina el descontento popular con el accionar de diversas fracciones armadas que reciben el apoyo de Arabia Saudita, Qatar y Turquía.

La política imperialista

Las potencias imperialistas que habían adherido al plan de Annan están utilizando cínicamente el horror de la matanza de Houla para redoblar la presión sobre el régimen de Assad. Como medida simbólica, Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, seguidas de otros países de la UE, además de Australia, Canadá, Japón y Turquía, expulsaron a los embajadores sirios, buscando aumentar el aislamiento del régimen. Incluso Hollande, el flamante presidente “socialista” francés, imitando la actitud de su antecesor el derechista Sarkozy en Libia, fue el primero en plantear la posibilidad de una intervención militar. Sin embargo, más allá de que Hollande busque galones de gran potencia para Francia, la realidad es que ni Estados Unidos ni las principales potencias de la OTAN están por repetir la experiencia libia en Siria. Y tampoco se han superado las divisiones entre las potencias con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para dar cobertura “humanitaria” a una eventual intervención militar. Rusia sigue siendo uno de los principales sostenes internacionales del régimen de Assad con el que mantiene importantes negocios relacionados con la venta de armas, además de ser el último bastión de cierta influencia rusa en el mundo árabe. Junto con China vienen bloqueando cualquier resolución de la ONU que habilite una política más ofensiva de “cambio de régimen” ni convalidar la injerencia extranjera en asuntos internos de otro estado, que en algún momento pudiera usarse en su contra.

A solo meses de las elecciones presidenciales, Obama no está dispuesto a embarcase en otra operación militar que según los análisis del Pentágono, no sería a costo cero como la intervención en Libia, entre otras cosas porque el régimen sirio mantiene una mayor integridad y cuenta con mejor armamento que el de Kadafi. Si bien el candidato republicano Mitt Romney salió a atacar a Obama por la “falta de liderazgo” norteamericano ante la crisis siria, después de las guerras de Irak y Afganistán y en el marco de una difícil situación económica las intervenciones militares no cuentan con popularidad interna. Por esto el gobierno norteamericano optó por evitar la exposición directa y actuar a través de sus aliados, Qatar, Arabia Saudita y Turquía, que proveen de armas y asistencia militar al Ejército Sirio Libre y otras fracciones que combaten al régimen de Assad. Según las últimas declaraciones de funcionarios de la administración demócrata lo que podría hacer cambiar estos planes es la extensión del conflicto a países vecinos como Líbano, Turquía o Jordania.

Hasta el momento el plan del gobierno de Obama parece seguir limitado a incrementar la presión diplomática y económica por la vía de sanciones que afectan, sobre todo a la industria petrolera y a los bancos, mientras se avanza en alguna salida negociada con Rusia y China sobre el modelo de la “transición” en Yemen que permitió negociar la salida del poder al presidente Saleh dejando intactos los pilares de su régimen.
Sin embargo, esta salida que en el caso de Yemen no fue suficiente para poner fin a los duros enfrentamientos entre fracciones del ejército y el régimen, en el caso de Siria cuenta con un obstáculo adicional. La oposición proimperialista aglutinada en el Consejo Nacional Sirio está atravesando una profunda crisis. A mediados de mayo su presidente, Burhan Ghalioun, un exiliado con muy buenas relaciones con las potencias imperialistas pero que recibió el respaldo de la Hermandad Musulmana, presentó su renuncia al organismo debido a las divisiones irreconciliables entre los sectores liberales e islamistas de la oposición. Su renuncia fue precedida por la amenaza de la Coordinación de Comités Locales de retirarse del CNS por sentirse marginados de la toma de decisiones en manos de los principales figurones prooccidentales y de las organizaciones islamistas, en particular la Hermandad Musulmana. Esta crisis de la oposición y la falta de claridad de cuáles son fuerzas hegemónicas, en particular el peso de las fracciones islamistas potencialmente hostiles a intereses norteamericanos o israelíes, hace que el CNS sea un aliado poco confiable para Estados Unidos y las potencias imperialistas y abre el juego a otras influencias regionales, como Qatar y Arabia Saudita que buscan hacer base en los sectores sunitas de la población. La complejidad de la situación hace que entre los posibles escenarios no pueda descartarse el de una prolongada guerra civil que enfrente a las diferentes comunidades –alawitas, sunitas y otras minorías- patrocinadas por diversas potencias regionales.

Entre la represión del régimen y la amenaza imperialista

Los trabajadores, los jóvenes y los sectores empobrecidos y oprimidos de la población siria que se han levando contra el régimen autocrático de Assad están bajo un doble peligro: por un lado, la brutal política represiva del régimen que busca aplastar militarmente a quienes cuestionan su dominio, amparándose en falsas credenciales “antiimperialistas” que encuentran eco en personajes como Chávez y sectores de la izquierda populista. Por otro la injerencia de las potencias imperialistas que buscan manipular a favor de sus intereses la lucha contra el régimen de Assad, para lo que cuentan con la complicidad de la dirección proimperialista del Consejo Nacional Sirio que pide a gritos la intervención, imitando al Consejo de Transición libio. A diferencia de un sector de la izquierda que se denomina trotskista, como la LIT y la UIT (organización a la que pertenece Izquierda Socialista) que confundió vergonzosamente la intervención de la OTAN en Libia con un “triunfo revolucionario”, desde el PTS y la FT denunciamos claramente el carácter contrarrevolucionario de toda intervención o injerencia imperialista y reiteramos nuestra posición de que la única salida progresiva para las masas obreras y populares sirias, y para la “primavera árabe” más en general, es la lucha y la organización independiente contra el imperialismo y sus aliados en la perspectiva de establecer un nuevo poder obrero y popular.

31-05-2012

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)