WEB   |   FACEBOOK   |   TVPTS

 
Huelga de empleados estatales abre crisis política
por : Gustavo De Biase , Gustavo Dunga

28 Jun 2007 | El gobierno de Thabo Mbeki enfrentó durante más de dos semanas, desde el 1/6, una huelga general por tiempo indeterminado de los empleados públicos...

El gobierno de Thabo Mbeki del Congreso Nacional Africano (CNA) enfrentó durante más de dos semanas, desde el 1/6, una huelga general por tiempo indeterminado de los empleados públicos protagonizada por casi un millón de trabajadores de la educación y de la salud.

Los trabajadores, organizados en el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU, por sus siglas en inglés), exigen un 12% de aumento salarial, entre otras demandas, mientras el gobierno solo esta dispuesto a otorgar un 6%.
Hubo movilizaciones callejeras en las principales ciudades del país y la represión gubernamental no se hizo esperar.
Sin embargo, el primer revés para el gobierno fue la declaración de los sindicatos de las fuerzas de seguridad que amenazaron con sumarse al reclamo de los huelguistas. Al mismo tiempo, sindicatos del sector privado como los mineros y metalúrgicos llaman a solidarizarse con los empleados públicos y han convocado a movilizaciones en todo el país.

Otra fuente de crisis es que los dirigentes de la COSATU son uno de los principales pilares del gobierno de Mbeki y hoy, para contener a sus bases, deben encabezar este paro general.

El gobierno se ha mantenido duro en su postura, cediendo por un lado un aumento del 7%, y por otro, ha despedido a centenares de empleados de la salud bajo el argumento de no garantizar guardias mínimas. Este hecho ha empujado a algunos dirigentes ha convencer a sus bases de levantar la huelga.

Esta huelga ha provocando una fuerte crisis en la coalición gobernante, integrada por el CNA, el Partido Comunista Sudafricano (PCSA) y el COSATU. La participación del COSATU en el gobierno puede peligrar si la huelga no tiene una salida negociada. Además, en pocos meses habrá elecciones presidenciales y el CNA debe elegir a su candidato con Mbeki desprestigiado.

Del apartheid racial al apartheid de clase

En 1994 el CNA y su líder Nelson Mandela ganaron las elecciones en Sudáfrica con el apoyo indiscutido de la mayoría de la población negra basado en el prestigio de su lucha contra el apartheid -régimen de supremacía blanca-. Para los obreros y campesinos se abría un nuevo horizonte y el fin del régimen racista prometía también cambios sociales.

La minoría blanca, debido al ascenso obrero y popular de mediados de la década del ‘80 pactó con la dirección del CNA el fin del apartheid en forma gradual a cambio de mantener su poder económico.

Por eso la Constitución votada en 1996, a pesar de darle un énfasis a los derechos políticos y civiles de la mayoría negra, mantuvo intacto el respeto de la propiedad de la tierra y los principales resortes de la economía en manos de la minoría blanca.

Además se garantizó la impunidad de los represores blancos paramilitares y oficiales que durante años masacraron y persiguieron a los luchadores obreros y populares negros. Según un artículo del periódico City Press de Johannesburg (11/05/03), el 98 por ciento de los ejecutivos de las empresas privadas sudafricanas durante el año 2002, eran blancos. En 1995, inmediatamente después del fin del apartheid, los blancos controlaban 80 por ciento de toda la tierra usada en la agricultura. Hasta hoy, esa cifra no ha cambiado.

El sucesor de Mandela, Thabo Mbeki, rápidamente abrazó las ideas del neoliberalismo dictadas por el Banco Mundial y el FMI a Sudáfrica. De este modo el gobierno integrado por el CNA, el PCSA y el COSATU se propusieron administrar los negocios de la burguesía blanca mientras desarrollaban una capa dirigencial y burocrática opuesta a los intereses y aspiraciones de la gran mayoría de la población.
Los resultados no pueden ser más dramáticos: El desempleo pasó del 16% en 1990 a más del 40% en los últimos años.
Desde 1993 se han perdido medio millón de empleos, los ingresos medios de las familias trabajadoras cayeron un 19%, en particular sectores vinculados a la economía informal, que llegan al 50% de la población activa. Mientras aumentó la pobreza, cuya tasa oficial es del 70% y la pobreza extrema, situada en el 28%; el precio de los servicios públicos básicos aumentó en las zonas pobres. El costo del agua potable aumentó un 55%, y la luz hasta en 400% debido a las privatizaciones, provocando cortes masivos del suministro de los servicios a cientos de miles en las zonas populares.

La resistencia

Esta huelga de los empleados públicos es la más grande desde el fin del apartheid y puede estar indicando un cambio en el movimiento de resistencia contra los planes neoliberales en Sudáfrica.
Desde el año 2000 la resistencia se expresaba en los barrios populares como movimientos de pobladores y trabajadores desocupados que ante los cortes del servicio eléctrico-recientemente privatizado- se movilizaban para reconectarse. Así nacieron varios foros y organizaciones, como el Comité de Crisis de la Electricidad de Soweto, que se movilizaron masivamente y se enfrentaron con las fuerzas del orden.

La clase obrera sudafricana tiene una gran tradición de lucha y organización y un alto peso social y político. Al calor de los procesos de industrialización de las décadas de los años 60 y 70 se desarrolló una poderosa clase obrera negra que fue sujeto junto al movimiento estudiantil de la lucha contra el apartheid.

Los retos para los trabajadores sudafricanos son importantes. Será al calor de duras luchas que tendrán que retomar la tradición y combatividad de la lucha contra el apartheid que se tejerán las alianzas entre los obreros, campesinos y pobres urbanos para terminar de una vez por todas con la miseria y la opresión.

La lucha por una República Negra donde imperen los derechos democráticos y nacionales de la mayoría negra, contra el racismo y el imperialismo forma parte inseparable de la lucha contra la burguesía blanca y los monopolios imperialistas y solo será posible con una revolución negra, obrera y socialista. Esta es la única salida progresiva para los trabajadores negros sudafricanos y será una trinchera de lucha para la liberación del África del imperialismo.

- Claves

- Apartheid: régimen de segregación racial instaurado jurídicamente desde 1948 por el gobierno racista del Partido Nacional. Bajo este régimen la población negra no podían votar ni tener propiedades. Para circular por las zonas residenciales de blancos debían tener salvoconducto y estaban prohibidos los matrimonios interraciales Debían vivir en barrios o ciudades para negros (townships).

- CNA: Congreso Nacional Africano. Fundado en 1912. Es el movimiento que aglutinó a la mayoría negra de Sudáfrica. Levantaba un programa económico de desarrollo nacional, de derechos civiles y políticos e igualdad de todos los habitantes. Nelson Mandela quien estuvo preso 27 años es su dirigente más popular y reconocido internacionalmente. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993 junto con el dirigente blanco De Klerk por haber conducido juntos el proceso de transición democrática de fin del apartheid.

- COSATU: Confederation of South African Trade Unions es la principal central obrera de Sudáfrica

 

Suscríbase a nuestra gacetilla electrónica
Online | www.ft-ci.org


Organizaciones de la FT-CI
La Fracción Trotskista-Cuarta Internacional está conformada por el PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, el MTS (Movimiento de Trabajadores Socialistas) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, MRT (Movimento Revolucionário de Trabalhadores) de Brasil, PTR-CcC (Partido de Trabajadores Revolucionarios) de Chile, LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela, LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, militantes de la FT en Uruguay, Clase Contra Clase del Estado Español, Grupo RIO, de Alemania y Militantes de la FT en la CCR/Plataforma 3 del NPA de Francia.

Para contactarse con nosotros, hágalo a: [email protected]