FT-CI

Rebeliones contra la precarización

20/04/2006 La Verdad Obrera N° 185

En Francia, en Estados Unidos y en Argentina, por distintas vías y motivos inmediatos, la lucha contra la precarización del trabajo ha estado en el centro de las protestas de trabajadores y estudiantes en las últimas semanas. Es una lucha que cuestiona uno de los ejes de la ofensiva capitalista desarrollada en los últimos 25 años. Tercerizaciones, contratos temporarios, pasantías, empleo “en negro” son diferentes mecanismos mediante los cuales los capitalistas han disminuído sus “costos laborales” e intentado fragmentar a la clase trabajadora en el propio lugar de trabajo. Durante este período las burocracias sindicales actuaron como cómplices de las patronales y los gobiernos en la implementación de estas políticas antiobreras, permitiendo la pérdida de múltiples conquistas. Las actuales rebeliones tocan así uno de los puntos sensibles del capitalismo contemporáneo que sin dudas tendrá un lugar privilegiado en la agenda de la lucha de clases del próximo período.

La lucha de clases vuelve a los centros imperialistas

Las grandes acciones de masas protagonizadas por los trabajadores inmigrantes en EE.UU. y las de estudiantes y trabajadores en Francia (que venimos siguiendo atentamente desde las páginas de La Verdad Obrera y a las que dedicamos otros artículos en este número) han corrido el foco de la lucha de clases internacional hacia los países imperialistas, como no ocurría desde la emergencia pública del “movimiento antiglobal” en Seattle en noviembre de 1999 o desde las manifestaciones contra la guerra imperialista en Irak en el 2002. Con todas las divergencias del caso, los procesos actuales tienen en común ser respuestas de masas ante ataques lanzados por gobiernos de derecha, provocando la entrada en escena a la vida política de nuevos sectores, que están haciendo sus primeras experiencias de lucha.

Si el “movimiento antiglobal”, y en particular su ala que se reivindicaba “anticapitalista”, tuvo la virtud de deslegitimar a algunos de los centros del poder capitalista mundial y recrear una cierta idea de internacionalismo, los falsos supuestos teóricos y políticos sobre los que basaba sus acciones (como las concepciones autonomistas de Tony Negri que disuelven a la clase obrera en la “multitud” y su adscripción a las tesis “globalizadoras” sobre la superación de los estados nacionales) le impidieron ganar apoyo entre la clase trabajadora y lo llevaron a la impotencia o directamente al alineamiento con la izquierda “social liberal”, como mostró el bochornoso llamado de Negri al voto por el sí en el referéndum francés sobre el Tratado Constitucional de la Unión Europea o su apoyo a los gobiernos de Lula y Kirchner.

Aunque sin coordinación inmediata entre sí y, si se quiere, sin haber dado aún amplios sectores políticamente más radicalizados, los procesos actuales tanto en Francia como en Estados Unidos implican un cuestionamiento objetivo más profundo a las condiciones estructurales de la explotación capitalista cotemporánea, ya que como señalamos desafía lo que fue uno de los ejes de las políticas neoliberales que permitieron un crecimiento de las ganancias de las grandes corporaciones.

En el caso de las ocho semanas de acciones continuadas contra el CPE en Francia, la imbricación entre el poderoso movimiento estudiantil y el conjunto de los trabajadores fue creciendo progresivamente y si finalmente no hubo una huelga general fue debido a la acción de las direcciones sindicales que se negaron a convocarla. Incluso, muchos sindicatos no dieron el necesario paraguas legal para cesar el trabajo y participar en las manifestaciones. Pese a ello, cientos de miles de trabajadores se manifestaron en las grandes marchas del 28 de marzo y el 4 de abril, muchos de ellos recurriendo a artilugios varios para no trabajar ese día y marchar con sus compañeros de trabajo junto a los estudiantes.

En Estados Unidos, el enfrentamiento a las leyes racistas que criminalizan a los inmigrantes indocumentados (que son unos doce millones, en su mayoría hispanos) permitió la emergencia de los sectores más postergados de la clase trabajadora y de la juventud, con marchas de masas que se continuarán este 1° de Mayo con el llamado “paro inmigrante”, que pretende ser también una respuesta a las represalias de los sectores más reaccionarios que despiden a los trabajadores y sancionan a los estudiantes participantes en las marchas. Aunque los políticos del Partido Demócrata y las iglesias intenten montarse a la cabeza de este movimiento para capitalizarlo políticamente y evitar su radicalización, es indudable que estamos ante un fenómeno que está siguiendo el camino de las grandes luchas de los afroamericanos de la década del ’60 y ’70, incluso con una composición social más directamente proletaria.

En ambas situaciones se ha visto también lo desastrozo de las políticas corporativas de las direcciones de los sindicatos frente a la precarización y la desocupación. En Francia, el CPE fue en realidad una respuesta reaccionaria dada por la derecha al levantamiento de los jóvenes de las banlieus, frente al cuál las direcciones sindicales no dieron respuesta alguna (como podría ser la exigencia de la semana de 30 horas para dar empleo a los jóvenes desocupados). Y en Estados Unidos está lleno de burócratas sindicales que se suman a las campañas racistas contra los inmigrantes, favoreciendo la división entre los trabajadores “blancos” y los de las distintas minorías.

La lucha contra la precarización en Argentina

En nuestro país la ola de reinvindicaciones obreras que se extendió a partir de noviembre de 2004 con las huelgas de los trabajadores del subte y los telefónicos tuvo como centro el reclamo salarial. Sin dejar de lado esta demanda, gran parte de los conflictos actuales están centrados en cuestionar las distintas formas de precarización que soporta la clase trabajadora argentina. No sólo aquellos que trabajan “en negro”, el llamado “empleo no registrado”, que abarca a un 46% (poco más de 5 millones) de los asalariados, entre ellos los trabajadores inmigrantes bolivianos de la industria textil que sufren trabajo forzoso y salieron a la palestra tras la muerte de seis de ellos, incluyendo cuatro niños. También son precarios los “tercerizados”, producto del fraude laboral al que recurren las empresas para pagar menores salarios, como vimos en Las Heras donde los petroleros son encuadrados como trabajadores de la construcción y así percibir menores salarios, o más recientemente en el subte, donde 600 trabajadores son contratados por empresas que pertenecen al mismo grupo concesionario del subte (el grupo Roggio) para abonar así menores salarios y no estar bajo el convenio de la UTA. En grandes empresas como SIDERAR, perteneciente al grupo Techint, una de las que más ganó desde la devaluación, una gran parte de sus trabajadores están fuera del convenio metalúrgico por pertenecer a contratistas que los hacen figurar como obreros de la construcción y cobran salarios que son la mitad o menos que los de sus compañeros. O la situación de los trabajadores con contrato eventual, que también están fuera de toda protección sindical y son un número a veces superior a los “efectivos”. Hoy, las negociaciones colectivas sólo incluyen a una fracción del conjunto de los asalariados ocupados, 2.402.088 sobre un total de 10.948.395, es decir apenas un 21,9% [1].
Como ayer ocurriera con los desocupados, la burocracia sindical deja hoy a su suerte a los trabajadores afectados por alguna forma de precarización.

Igual que entonces, la respuesta viene desde abajo, desde los cuerpos de delegados y comisiones internas combativas, o desde trabajadores sin organización previa que empiezan a luchar por sus derechos, como los de la empresa Cargo en Córdoba, cuyos trabajadores prestan servicio en distintas automotrices y se les niega todo derecho de representación sindical; o los contratistas de las empresas telefónicas, también encuadrados en la UOCRA, con empresas fantasma que se abren y se cierran de un día para el otro dejando a los trabajadores en la calle y abaratando de esa forma los costos de Telefónica y Telecom que no se responsabilizan por ellos ni tienen que pagarles de acuerdo al convenio de FOETRA.

Una lucha del conjunto de los trabajadores

En el último período histórico el capital imperialista no sólo recurrió a la “relocalización” de empresas y fábricas en países con mano de obra barata (China en primer lugar) sino al trabajo inmigrante en sus propias fronteras, al cual emplea en los trabajos peor pagos valiéndose de la situación de indocumentación de muchos de ellos para pagar salarios de hambre y superexplotar a los trabajadores en jornadas de trabajo de 12 y 14 horas y condiciones de trabajo deplorables. Asímismo, avanzaron en la aplicación de distintas leyes “flexibilizadoras” recurriendo a la amenaza de cierre y el traslado a un país periférico. Pero no fue sólo en los países imperialistas.

También en los países de la periferia capitalista donde los trabajadores consiguieron históricamente importantes conquistas, como es el caso de nuestro país, hemos visto situaciones análogas que favorecieron un deterioro creciente de las condiciones de vida de los trabajadores y un aumento en la tasa de explotación.

Hoy las batallas de la clase trabajadora contra la precarización están pegando un nuevo salto. Es una pelea que no se restringe a los precarizados sino que interesa al conjunto de los trabajadores. Una lucha que para triunfar necesita de la unidad de la clase trabajadora y de un programa que tome las demandas de los sectores más postergados a los que los sindicatos no agrupan ni defienden, como ser la legalización irrestricta para todos los inmigrantes, “a igual trabajo igual salario” o la derogación de todas las leyes flexibilizadoras, junto a aquellas que apuntan a dar una salida desde los trabajadores a la precarización y la desocupación, como la disminución de la jornada laboral y el reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados. Aunque comenzaron como acciones defensivas frente a ataques de los gobiernos capitalistas, las luchas contra la precarización pueden transformarse en un aglutinante que permita a los trabajadores pasar a la ofensiva contra las patronales y sus gobiernos y estados. Por ello este 1° de Mayo la solidaridad y el impulso a las mismas deben estar al frente de todos los actos y manifestaciones que tengan lugar con motivo del día internacional de los trabajadores. Es el mejor homenaje que podemos hacer a los “mártires de Chicago”.

  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1Claudio Lozano, Ana Rameri, Tomás Raffo: Ingresos, salarios y convenios colectivos en Argentina 2006, IDEF-CTA, abril 2006.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)