FT-CI

Noticias del 3/11/2006 y repercusiones de la batalla de ayer

03/11/2006

- Anuncia una megamarcha a realizarse el próximo domingo

Pide reinstalar barricadas y acuerda puntos para el combate

Convoca la APPO a una ofensiva general

Llama a sus miembros en las siete regiones a participar

La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) endureció su posición al convocar hoy a todas las organizaciones que la integran a pasar a la ’’ofensiva’’ y realizar una megamarcha el próximo domingo, además de mantener su demanda de que el gobernador de esta entidad, Ulises Ruiz Ortiz, renuncie o pida licencia al cargo.

Luego del enfrentamiento que durante siete horas sostuvieron este jueves integrantes de la APPO, habitantes de distintas comunidades, estudiantes, docentes y empleados de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) con elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), la dirección colectiva provisional de la Asamblea Popular lanzó un plan de acción de cuatro puntos, en el que destaca la reinstalación de barricadas en toda la capital oaxaqueña.

Adolfo López Ortega, encargado de la comisión de seguridad de la APPO, dirigió un mensaje a las miles de personas que se congregaron en el crucero conocido como Cinco Señores, en el que informó que la dirigencia colectiva dio la orden de ’’ofensiva general’’ y que, a partir de las tres de la tarde de este jueves, se ponían en marcha ’’puntos para el combate’’.

El primero fue la reinstalación de todas las barricadas en la ciudad de Oaxaca, es decir, que se bloqueen los accesos carreteros a esta capital y se coloquen obstáculos al tránsito vehicular en zonas consideradas ’’estratégicas’’, como Canal 9, Candiani, Símbolos Patrios y Periférico, así como también en distintos puntos del centro histórico.

En segundo lugar, se ’’emitió la convocatoria’’ para que todas las fuerzas que pertenecen a la APPO, y que se localizan en las siete regiones, ’’empiecen a realizar su marcha sobre la capital, de forma tal que este domingo realicemos una megamarcha y demostremos al gobierno federal, a los invasores (la PFP) y al perro Ulises Ruiz Ortiz, que el pueblo no va a descansar hasta verlo fuera del estado’’.

La tercera orden que se emitió fue: ’’Se debe retomar lo mejor de este momento’’, es decir, que los integrantes y simpatizantes de la APPO deben ser un ’’pueblo disciplinado; sabemos ser un pueblo que tiene capacidad de combate y, en ese sentido, no se van a permitir actos de vandalismo, saqueos, quemazones ni detenciones arbitrarias, todo ello para demostrar que sabemos comportarnos, porque somos también un pueblo profundamente respetuoso’’.

Los universitarios oaxaqueños ’’dieron ejemplo de valor’’

Asimismo, se ordenó el reforzamiento de la seguridad en las instalaciones de la UABJO, ya que en esa universidad se localiza la emisora de radio que ha servido de enlace entre la comunidad oaxaqueña, los estudiantes y miembros de la APPO, y donde ’’los universitarios dieron este jueves ejemplo de valor’’, al repeler la presencia de la fuerza pública en las avenidas y calles que circundan el campus universitario.

Durante el mitin, Flavio Sosa Villavicencio, uno de los principales dirigentes de la Asamblea Popular, resaltó que ’’este no es un movimiento de líderes, sino del pueblo; los dirigentes lo único que hacemos es encabezar lo que el pueblo quiere’’.

En ese contexto calificó lo sucedido este jueves -haber hecho que la PFP se retirara del crucero de Cinco Señores y calles aledañas a la UABJO- de ’’día histórico’’, y dijo que si el 14 de julio, cuando hicieron retroceder a la policía estatal, vencieron a Ulises Ruiz, este 2 de noviembre vencieron al presidente Vicente Fox, a la PFP y a Felipe Calderón.

(La Jornada)

— 

- Batalla campal en bastión de la APPO

Inconformes retoman vías liberadas por la policía federal

Elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) se enfrentaron durante seis horas y media con supuestos estudiantes en las inmediaciones de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), en esta ciudad.
El saldo inicial es de al menos 13 detenidos y 62 heridos, entre ellos los fotógrafos de EL UNIVERSAL, David Jaramillo, y de Proceso, Miguel Dimayuya, así como el reportero del Grupo Imagen, Jorge Brindis. También resultaron heridos 10 elementos de la PFP. De los 62 heridos, al menos 40 quedaron dentro del campus universitario y otros 22 fuera, según Jesica Sánchez, de la Liga Mexicana de Derechos Humanos.

Sin embargo, Florentino López, vocero de la APPO, informó por la noche de al menos 55 detenidos y 200 lesionados, cinco de ellos graves.

La Policía Federal Preventiva inició alrededor de las 7:45 horas un operativo de desalojo de barricadas en la zona estratégica de Cinco Señores, uno de los accesos principales a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO). Desde esa hora, se informó a los universitarios que el objetivo no era ingresar al plantel, sólo despejar las vialidades.

En un intento por distender el ambiente, el jefe del Estado Mayor de la PFP, Ardelio Vargas, entabló negociación con un civil que encabezó al grupo de estudiantes y civiles.

Así anunció la liberación de dos jóvenes que habían sido detenidos al inicio del operativo -Manuel Castellanos López y René Barrios-, a cambio de que el grupo simpatizante de la APPO se replegara hacia las instalaciones de Radio Universidad.

Sin embargo, dentro del plantel los ánimos se encontraban sumamente exaltados. Desde las 8:00 de la mañana se habían escuchado disparos de un grupo de sujetos apostados detrás del campus universitario, justo detrás de Radio Universidad. En el lugar se encontraron siete casquillos de bala calibre 38; siete calibre 380 y 12 más calibre 45.

Aun así, la PFP prosiguió con el operativo de retirar pesados vehículos que formaban una de las últimas barricadas en el cruce de Periférico, avenida Ferrocarril, Prolongación La Noria y Eduardo Mata. En los alrededores empezaron a escucharse los cohetones de alerta de la APPO, para llamar a sus simpatizantes.

Un batallón de uniformados avanzó hasta el callejón de acceso a Radio Universidad. Un grupo de jóvenes lanzó bombas molotov contra ellos. Los efectivos de la PFP entonces dispararon cilindros de gas lacrimógeno. En el interior del campus universitario podían escucharse los gritos de jóvenes que lanzaban petardos y bombas molotov.

Valla contra valla, un cordón humano se formó entonces. Civiles contra uniformados, colocados cara a cara, a no más de 30 metros de distancia, separados por un pequeño montículo de llantas ardiendo. Una densa columna de humo se levantó. Muchos de ellos eran jóvenes menores de edad y mujeres de más de 30 años.

El jefe del Estado Mayor subrayó que la intención del operativo no era ingresar a la universidad y prometió que en caso de ser detenida otra persona, sería devuelta inmediatamente a los estudiantes. No le creyeron.

El rector de la UABJO, Francisco Martínez, lanzó un mensaje por radio en el que pidió al gobierno federal "recapacitar" sobre una posible entrada de la PFP al campus universitario.

En una breve transmisión a través de Radio Universidad, advirtió que una acción de esa naturaleza "tendrá consecuencias". La universidad no merece un allanamiento de esta naturaleza, expresó.

Ahí mismo, dentro de la radiodifusora universitaria, Fernando Belaunzarán, secretario de Formación Política del CEN del PRD y ex líder del Consejo Estudiantil Universitario (CEU), que organizó las huelgas de 1989 y 1992 en la UNAM, expresó formalmente el apoyo de ese partido al movimiento de los estudiantes que mantiene resguardada la universidad oaxaqueña, pese a que durante cuatro meses ese partido se había mantenido al margen.

Alrededor de las 11:20 se registró el primer enfrentamiento de grandes magnitudes entre casi un centenar de estudiantes y un pelotón de la PFP. Los uniformados fueron literalmente bombardeados por una lluvia de petardos, piedras, palos, bombas molotov y cohetones, desde dentro y fuera de la máxima casa de estudios.

Los jóvenes colocaron un cilindro de gas, apuntando hacia el contingente de la PFP. Gruesas lenguas de fuego salieron del tanque, pero no alcanzaron a los militares. El enfrentamiento ocurrió a la altura de Ricardo L. Tamayo, frente al centro comercial Plaza del Valle y duró cerca de una hora.

A la misma hora, 14 miembros de la dirigencia colectiva de la APPO se reunían con el arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, y el obispo auxiliar, Óscar Campos, en el templo de El Carmen Alto, en la zona centro.

Los miembros de la APPO habían ido con los jerarcas católicos para conocer si los apoyarían en la instalación de una mesa de reconciliación, en la catedral, como se lo pidieron la noche anterior.

Por los jerarcas católicos, los dirigentes de la APPO supieron del ofrecimiento de los altos mandos de la PFP que se encontraban en la zona universitaria. El acuerdo, que fue aceptado por la APPO, era que todos sus simpatizantes se replegarían a las instalaciones de Radio Universidad y la PFP dejaría libres a los detenidos, y en caso de que alguno tuviera alguna orden de detención, sería liberado hasta este viernes.

En cuanto terminó la reunión con los obispos, hacia las 11:40 horas, los miembros de la APPO realizaron entre ellos una breve junta en el patio del Arzobispado. Ahí tomaron la decisión de aceptar el acuerdo propuesto por la PFP. Florentino López, vocero de la APPO, tomó su celular y se comunicó a Radio Universidad.

Minutos después, y a través de un enlace, comunicó mediante la frecuencia radiofónica la aceptación de la APPO y la orden de replegarse hacia Radio Universidad, pero para ese entonces, casi las 12:00 horas, la situación ya estaba fuera de control en ciudad universitaria.

A esa misma hora, los contingentes de la PFP eran replegados por la lluvia de proyectiles y artefactos de fuego que les eran lanzados. Entre los jóvenes había infiltrados presuntos policías ministeriales que también lanzaban piedras. Dos de ellos fueron detenidos por la policía federal y sólo se limitaban a decir "¡Somos de los suyos! y fueron liberados.

Los estudiantes levantaron barricadas con camiones, postes de luz que se encontraban derribados y hasta con carritos de supermercado, en los que transportaban las bombas molotov. Un joven resultó herido en ese enfrentamiento. La valla de policías retrocedió aproximadamente 200 metros ante la furiosa embestida de los jóvenes estudiantes.

Luego de más de 12 minutos de ser sometidos a una lluvia de bombas molotov, cohetones y piedras por parte de los estudiantes, la PFP se reagrupó y reemprendió su avance sobre avenida Universidad, a un costado de la Plaza del Valle, apoyados por seis tanquetas antimotines que esparcen chorros de agua combinada con una sustancia que marca la ropa para detectar a los manifestantes.

En cuestión de minutos la Federal Preventiva recuperó los más de 500 metros que había perdido. Un helicóptero de la PFP descendió sobre avenida Universidad para bajar un extinguidor. En toda esa zona fueron incendiados al menos seis camiones.

Otros dos helicópteros realizaron sobrevuelos a baja altura, para lanzar bombas de gases lacrimógenos. Mientras, las tanquetas antimotines avanzaron rápidamente y se reubicaron nuevamente en la glorieta Cinco Señores. La situación parecía nuevamente controlada.

Sin embargo grupos de jóvenes empezaron a entrar por las calles de Periférico a la altura de Arteaga y Alfonso Reyes y desde ahí avanzaron hacia la valla de la PFP. Otros entraron por avenida Ferrocarril y un grupo más avanzó desde el fondo de la calle Prolongación La Noria. La PFP se vio entonces virtualmente rodeada y sin poder salir.

Los cinco accesos que confluyen a la glorieta Cinco Señores fueron tomados por los jóvenes que continuaron avanzando. A la altura de la calle Alfonso Reyes ardieron por lo menos dos autobuses.

En uno de los accesos de Ciudad Universitaria, por donde se ubica la estación de radio universitaria, también ardió la fachada de una casa que fue alcanzada por las llamas de un automóvil incendiado en la calle. En avenida Periférico -la altura de la tienda departamental Chedraui-, por donde pretendían salir los contingentes de la PFP, también fue incendiado otro autobús.

Finalmente, en torno de las 14:28, respaldados por un helicóptero, la PFP inició el repliegue estratégico de sus efectivos. Alrededor de cuatro contingentes iniciaron el desalojo de las calles: Ferrocarril, Periférico, Prolongación La Noria y Eduardo Mata hacia la zona del Parque del Amor y el Zócalo, en esta ciudad. La glorieta de Los Cinco Señores quedó nuevamente en poder de los estudiantes.

(El Universal)

— 

- Chocan APPO y PFP 6 horas

Permanece el área bajo control de activistas

Esta ciudad vivió el más intenso enfrentamiento entre elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) e integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), desde la llegada de efectivos federales a la entidad, el domingo pasado.
La confrontación se alargó por más de seis horas durante un operativo para liberar vialidades en inmediaciones de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

De acuerdo con la PFP, el saldo inicial es de 13 heridos, entre ellos los fotógrafos y reporteros David Jaramillo, de EL UNIVERSAL; Miguel Dimayuga, de Proceso; y Jorge Brindis, del Grupo Imagen. También resultaron lesionados 10 elementos policiacos.

En cambio, la Liga Mexicana de Derechos Humanos reportó 62 heridos y la APPO 200, cinco de ellos graves. La Procuraduría oaxaqueña informó de 32 detenidos.

La movilización de la PFP comenzó a las 7:45 de la mañana. A esa hora se informó a los universitarios que el objetivo no era ingresar al plantel, bastión de la APPO.

Dentro de la UABJO los ánimos estaban exaltados, mientras la PFP retiraba vehículos que bloqueaban el tránsito vehicular. En los alrededores comenzaron a escucharse los cohetones de alerta, con los que la APPO llama a sus simpatizantes.

Cuando un batallón de uniformados avanzó hacia el callejón de acceso a Radio Universidad, un grupo de jóvenes lanzó bombas molotov, los efectivos respondieron con disparos de cilindros de gas lacrimógeno. A partir de este momento comenzó el enfrentamiento.

Los federales fueron literalmente bombardeados por una lluvia de petardos, piedras, palos y cohetones, desde dentro y fuera de la casa de estudios universitarios.

Los jóvenes rodearon a elementos de la PFP, quienes iniciaron el retiro con el apoyo desde el aire de un helicóptero. La zona fue retomada por estudiantes.

(El Universal)

— 

- Bloquean durante dos horas el Eje Central Lázaro Cárdenas

El sábado parte caravana motorizada hacia Oaxaca

En repudio a la fallida tentativa federal de tomar las instalaciones de la Universidad Autónoma Benito Juárez en Oaxaca, con la consecuente violación de la autonomía de dicha institución, integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y de la sección 22 del magisterio bloquearon por casi dos horas el Eje Central Lázaro Cárdenas y se manifestaron frente a las oficinas de la Policía Federal Preventiva (PFP) en Paseo de la Reforma.

Denunciaron que el objetivo de las fuerzas represivas es acallar la voz del movimiento y dejar "sordo al pueblo". Esto porque Radio Universidad Oaxaca -la estación que ha sido un canal vital para la comunicación de su lucha- se encuentra en las instalaciones de esa casa de estudios.

Desde muy temprano, appistas y maestros siguieron -en el Hemiciclo a Juárez, donde colocaron una ofrenda mortuoria- minuto a minuto las transmisiones de Radio Universidad Oaxaca.

Pasadas las diez de la mañana escuchaban por medio de una bocina instalada en el campamento: "se acercan tanquetas de agua", "los policías empiezan a rodear CU", "un helicóptero vuela bajo", ¡no van a pasar, estamos todos juntos!", "¡hay bombardeos con gas lacrimógeno", "¡ya entraron al deportivo!"

La escalada de violencia provocó que maestros e integrantes de la APPO se movilizaran hacia el Eje Central, esquina con Tacuba, para bloquear la avenida. De las 11.50 horas hasta las 13: 45 se mantuvieron en ese punto, donde realizaron un mitin.

Con un micrófono que iba de mano en mano, informaron a los transeúntes sobre la situación que se vivía en Oaxaca. Pidieron disculpas por la "interrupción en su camino, pero es que no podemos hacer otra cosa".

En los rostros, visiblemente afligidos, la preocupación estaba a flor de piel. Después de que habló el joven profesor Juan Roque Pérez -quien, desesperado, preguntaba "¿cuánto ha costado que el pueblo siga sumergido en la pobreza?-, dos maestras lo abrazaron y estallaron en llanto.

Los manifestantes denunciaron que "fue violada la autonomía de la universidad con la entrada de la PFP a la Facultad de Odontología" y responsabilizaron de la represión al gobernador Ulises Ruiz, al presidente Vicente Fox y a Felipe Calderón. "¡Asesinos!", gritaron.

Posteriormente se dirigieron en marcha hacia un largo edificio de la PFP, ubicado en Varsovia y Paseo de la Reforma. Ahí se apostaron en la lateral de la avenida y realizaron otro mitin, en el que expusieron la manera en que el Estado utiliza las fuerzas policiacas.

En el edificio, custodiado por granaderos del sector oriente, appistas y docentes le recordaron a la policía que es parte del pueblo y pidieron no actuar contra él. Mientras se encontraban en este lugar, un grupo de jóvenes bloqueó por unos minutos el Eje Central, pero fue replegado por la policía capitalina sin que hubiera incidentes.

Por otro lado, Omar Olivera, vocero de la APPO y del magisterio en la ciudad de México, informó a este diario que hoy, a las diez de la mañana, acudirán a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para exigir que cumpla "con su función". El sábado, a las nueve de la mañana, se tiene programada la salida de la caravana motorizada del Zócalo capitalino hacia la ciudad de Oaxaca, con el propósito de "romper el cerco militar" y participar el domingo en la megamarcha que realizará la APPO en la capital oaxaqueña, informó.

El 9 y 10 de noviembre, efectuarán un paro cívico nacional y una marcha para denunciar a los grupos "paramilitares y de choque de Ulises Ruiz". En una fecha que aún está por definir está prevista la realización de mítines en las embajadas o consulados.

(La Jornada)

— 

- Férrea resistencia civil en la UABJO y calles aledañas

Siete horas de enfrentamiento de la PFP contra estudiantes, paterfamilias y colonos

La zona de Cinco Señores, auténtico campo de batalla

Más de 70 lesionados, entre ellos tres periodistas

Se reportan 60 detenidos

Al filo de las 2 de la tarde los federales se replegaron

Piedras, cohetones, gases lacrimógenos y múltiples mentadas enmarcaron el zafarrancho Foto Fernando Castillo/Micphotopress
Oaxaca, Oax., 2 de noviembre. Desde el amanecer de Día de Muertos y durante siete horas la Policía Federal Preventiva (PFP) enfrentó la resistencia civil más contundente desde su llegada el sábado, esta vez en Ciudad Universitaria y en el crucero de Cinco Señores, donde miles de estudiantes, vecinos y padres de familia repelieron a los uniformados con piedras, petardos y tanques de gas encendidos a modo de lanzallamas. Esa zona se convirtió, así, en un auténtico campo de batalla.

Por momentos, los artefactos explosivos prendieron fuego a las tanquetas, pero éstas cuentan con un sistema de extinción automático por agua. Los policías y los grupos de operaciones especiales tenían la orden estricta de no violar el campus de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) y respondieron con cientos de granadas de gas lacrimógeno -disparadas inclusive desde dos helicópteros-, agua lanzada a presión desde las tanquetas y con las mismas piedras que les eran arrojadas.

Provocadores del gobierno estatal

El Operativo Juárez 2006, como se sabe ahora que se denomina, tenía como único objetivo liberar la circulación en Cinco Señores y la avenida Universidad, entre el Periférico y la Avenida del Sol, pero grupos de supuestos priístas y policías estatales, identificados inclusive por la Secretaría de Gobernación, provocaron el avance policiaco. La intención de generar más violencia tiene, además, el objetivo de que la PFP se mantenga el mayor tiempo posible en Oaxaca, no para mantener el orden, sino sostener a Ulises Ruiz en el cargo.

De hecho, casi al inicio de la operación para liberar las vialidades, la policía federal había dado una muestra de distensión al liberar a dos personas, pero a las ocho de la mañana los grupos ligados al PRI lanzaron cohetones a los agentes y así comenzó el embate.

El choque se amplió por toda avenida Universidad y calles aledañas. Dentro de las instalaciones, por granadas lacrimógenas, piedras y el agua de las tanquetas combinadas con químicos resultaron heridas 40 personas, 22 más en las inmediaciones, así como 10 policías, cuatro de ellos graves.

La policía detuvo a 30 personas -entre ellas Luis Antonio Félix Domínguez, de 14 años de edad- que fueron consignadas por la presunta comisión de los delitos de ataques a las vías de comunicación, sedición, asociación delictuosa y lesiones. El menor será entregado al Consejo Tutelar.

El vocero del gobierno estatal, Miguel Angel Concha, aseguró que quienes participaron en estos hechos ’’no son oaxaqueños y provienen de grupos violentos de San Salvador Atenco y el Distrito Federal, conocidos como cegeacheros y panchosvillas’’, e inclusive cuando se le cuestionó sobre la intervención de comandos de choque priístas, aseguró que la administración de Ulises Ruiz ’’respeta las expresiones partidistas’’.

A causa de las bombas molotov con fragmentos de metal y clavos y piedras fueron heridos los fotógrafos de Proceso, Miguel Dimayuga y Germán Canseco, y de El Universal, Daniel Jaramillo, quien fue trasladado en helicóptero al hospital de la 28 Zona Militar, porque un clavo de un petardo se le enterró entre la tetilla y la axila derecha, mientras otro más le atravesó el codo izquierdo. La onda expansiva del petardo le causó traumatismo auditivo, pero fue dado de alta por la tarde.

Un cohetón le estalló cerca al camarógrafo del Canal 9 de la televisión estatal, Jorge Brindis, quien solamente quedó aturdido, y el fotógrafo de Centro Medios Libres, Mario Mosqueda Hernández, fue golpeado por varios policías, que lo hirieron con toletes en la cabeza, la espalda y un brazo.

A pesar de que en el operativo de liberación del cruce de Cinco Señores participaron unos 2 mil agentes federales, la resistencia popular finalmente los replegó y regresaron, literalmente arrastrando los pies, a su base del Parque del Amor, y la PFP determinó no regresar este día a Cinco Señores ni a la UABJO, aunque por la noche Radio Universidad difundió la especie de que intentarían una incursión de madrugada.

’’Soy borrachito de la calle’’

A las 7:45, un contingente de la policía federal llegó al crucero de Cinco Señores, seguido de maquinaria pesada y camiones de volteo para levantar la basura. En el frío amanecer, los grupos de operaciones especiales detuvieron a Manuel Castellanos López y a René Barrios, que se quedaron rezagados en la barricada, y los subieron a una Van blanca. Al ser detenido, Castellanos negó ser parte de las barricadas. ’’¿Yo? Soy borrachito de la calle. Sólo salí por un mezcal’’, explicó.

Un trascavo destruyó la ofrenda de muertos a los maestros y brigadistas asesinados, y hasta ese momento la incursión no generó mayor conflicto. Sin embargo, 25 minutos después aparecieron varios embozados en la esquina de Universidad y Reforma Agraria, que dispararon cohetones y los federales recibieron respaldo de una compañía de Policía Militar que avanzó y lanzó granadas de gas hacia el campus. Este hecho generó que desde Radio Universidad se hiciera un constante llamado a que la ciudadanía rodeara las instalaciones. ’’¡Vamos a bloquear! A todos los compañeros les invitamos a que vengan a Radio Universidad, a las bocacalles, pero no nos confrontemos con las fuerzas federales’’, delimitaron los locutores.

En plena avenida, decenas de estudiantes y mujeres reclamaron la liberación de Castellanos y Barrios, y personalmente el jefe del Estado Mayor de la PFP y ex delegado del Cisen en Oaxaca, Ardelio Vargas Fosado, los entregó a condición de calmar los ánimos.

Iniciado el enfrentamiento, el comandante declaró: ’’Yo cumplí, ellos no’’.

Los disparos de artefactos hacia los agentes, las fuerzas especiales y la Policía Militar obligó a un nuevo avance, esta vez por la parte posterior de la universidad, sobre la Avenida del Sol, para retirar camiones que se incendiaban justo frente a un centro bautista, que es utilizado como el centro de mando del Operativo Juárez 2006.

Fuentes gubernamentales de alto nivel confirmaron que desde hace por lo menos un mes, el gobierno federal conocía desde esa iglesia los movimientos en el área, y hoy fue parte importante para conducir el desplazamiento de fuerzas y para advertir de los movimientos que realizaban los seguidores de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y estudiantes.

Justo ahí, cientos de estudiantes hicieron retroceder a una columna de 50 policías preventivos armados con toletes y lanzagranadas, que se replegaron hasta un circo. Los agentes de operaciones especiales recogían las piedras que se les lanzaban desde la unidad deportiva de la universidad, para utilizarlas como proyectiles contra sus oponentes. Un petardo atravesó la bota de un federal y le abrió la espinilla derecha.

Durante 15 minutos, jóvenes y policías -incluidos los estatales de civil- se disputaron palmo a palmo el terreno frente a la iglesia bautista y la Plaza del Valle.

Pero en ese momento los federales recibieron refuerzos de dos compañías más, tanquetas, dos helicópteros que realizaron vuelos a baja altura sobre el campus y lanzaron granadas de gas lacrimógeno. Uno de ellos aterrizó frente a la rectoría para abastecer a las tanquetas con latas de químicos.

La intervención de grupos de provocadores del gobierno hizo que dos de ellos fueran detenidos como presuntos integrantes del movimiento. ’’¡Estamos de su lado, trabajamos para lo mismo!’’, clamaba uno para reclamar su liberación, que se logró finalmente con una llamada desde una oficina gubernamental a la PFP y la intervención de otro policía: ’’¡Ese es de nosotros!’’

Desde la entrada de la unidad deportiva dos policías traían en andas a Trinidad Michel López, indígena de Santo Domingo Teojomulco. ’’¿Tú qué?’’, le espetó a pocos centímetros un policía. Con todo el miedo que le imponía ser esposado con un cordón de plástico por policías armados, Trinidad respondió: ’’Yo vengo de mi rancho’’. Maniatado por la espalda, los uniformados lo tomaron de los pies y el pecho y lo arrojaron, boca abajo, a una camioneta pick up de la PFP. Antes de irse, un federal lo golpeó en el rostro.

Otros federales intentaron romper con palas las cadenas que sujetan las puertas del campus, frente al Instituto de Ciencias de la Educación, pero se confirmó la orden de no entrar. Al otro lado de la avenida, a unos metros de Cinco Señores, la violencia dio paso a un respiro: un estudiante encaramado sobre los restos todavía humeantes de un automóvil les recitó a Benedetti. Nadie se movió ante la voz que enfrentó a la policía con el poema titulado ¿De qué se ríe?

El chavo estaba inspirado y reclamó: ’’Sé que están de policías no por que hayan querido o porque sean burros, sino porque las condiciones del país los hicieron elegir entre irse de su patria o enrolarse en esa corporación ante la falta de oportunidades. No les critico su decisión, pero deberían estar de este lado porque son igual que nosotros. Véanse la tez, las manos, son del mismo color que nosotros, también son huicholes, mixes, tarahumaras. El color de la tez los evidencia’’.

El silencio duró hasta que bajó de la chatarra y fue despedido con aplausos. El padre de un estudiante ’’que lucha por mejores condiciones’’ dijo estar ahí, en la defensa de la universidad a pesar de los cohetones, los cocteles molotov y los gases lacrimógenos, por convicción, y pidió a los federales irse de Oaxaca.

Al final de la avenida, en la Plaza del Valle, comenzaba el otro episodio de la batalla, y en la esquina de Reforma Agraria los jóvenes prendieron pacas de forraje en las chatarras y se formó una barrera de fuego. Ya eran las 11:30 y el enfrentamiento se reinició, ahora con dos tanquetas antimotines, sólo que uno de los Cobra -como se les conoce en la PFP- tuvo un desperfecto que causó la hilaridad de los universitarios protegidos en la autonomía de su alma máter. Adentro, en Radio Universidad, los locutores insistían: ’’No tenemos armas. Tenemos piedras, cohetones para enfrentarlos y vamos a resistir’’.

Por casi una hora, cientos de jóvenes fueron repelidos hasta el Periférico y la iglesia de Cinco Señores, y otros más por Reforma Agraria hasta 20 de Noviembre, y al final de esa calle hasta las puertas de la universidad. Diego Hernández, joven de 20 años que defendía su identidad de panadero y que sólo pasaba por el lugar, fue detenido. Empero, un uniformado le mostró una fotografía en la que aparecía motivando a sus compañeros a lanzar piedras contra los policías.

Ahí también fue aprehendido el catedrático de la facultad de derecho de la UABJO Armando Jiménez Vázquez. Cuando lo subieron a una camioneta de la PFP para trasladarlo a la Base Aérea Militar 22, de El Tequio -en calidad de detenido-, le quitaron una mochila terciada en la espalda en la que portaba decenas de clavos insertados en fragmentos de tubos de plástico.

Poco a poco, los lances de los jóvenes, sus padres y vecinos hicieron retroceder a las tanquetas que habían llegado hasta las puertas de Radio Universidad. Durante una hora más continuaron lanzando cohetones y petardos, y la transmisión radial convocó a unas cinco mil personas que confluyeron por la prolongación de La Noria, avenida Ferrocarril y el Periférico, y repentinamente habían cercado a la Federal Preventiva, que comenzó a replegarse a las dos de la tarde hacia el supermercado Chedraui.

A las tres de la tarde, cansados, los policías regresaron a su base del Parque del Amor. Sin embargo, para los mandos de las fuerzas federales, el retiro de Cinco Señores no se trató de una derrota, sino de un repliegue estratégico para regresar en las próximas horas.

’’No fue un fracaso, se evitó un baño de sangre, porque no teníamos por qué cambiar los toletes por metralla’’, explicó un comandante policiaco.

Finalmente la vialidad no fue despejada, porque más tarde la barricada volvió a levantarse. Miles de personas se congregaron ahí para recuperar su posición, y de cuando en cuando los dos helicópteros arrojaban granadas, y el humo se esparció por el aire de una tarde de otoño en un Día de Muertos oaxaqueño.

(La Jornada)

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)