FT-CI

Venezuela

La clase trabajadora necesita su propio partido

20/02/2008 En Clave Obrera

Tras la derrota en el referéndum por la propuesta de reforma constitucional, Chávez y el gobierno han sacado la cuenta de que deben negociar más y cederle a la oposición burguesa, para continuar llevando las riendas del país, y este camino, aunque no es en modo alguno tranquilo, constante y lineal, es el que sin lugar a dudas viene marcando el signo de la orientación gubernamental desde esa fecha. A pesar de las ya inofensivas amenazas del presidente, toda una serie de medidas políticas y económicas tomadas constituyen una cuadro donde el gobierno busca dar señales de querer un mejor entendimiento con la oposición de derecha, mientras esta exige más y más.

Es que desde el acuerdo para dar los resultados del 2-D, lo que se viene configurando es un escenario donde entre las dos grandes fuerzas en pugna discuten el presente y el futuro del país, sin que las grandes masas trabajadores y pobres tengan arte ni parte, a no ser para pagar las consecuencias de estos entendimientos, pues, nada positivo para el pueblo trabajador puede venir de estos acuerdos, como no lo vino de los acuerdos hechos luego del golpe de Abril y del paro-sabotaje petrolero, que dejaron a la burguesía golpista con sus bienes y poder económico intactos. Hoy, nuevamente, pero a escalas mayores, lo que hay es un proceso de toma de medidas económicas y políticas que, a pesar de los fuertes enfrentamientos verbales por los medios, coincide en descargar sobre los hombros del pueblo las contradicciones de la economía capitalista nacional.

Una alternativa obrera

Este cuadro marca la necesidad de que la clase trabajadora -constituida hoy por casi 7 millones de trabajadores asalariados-, se organice po-líticamente de manera in-dependiente para hacer frente a esos acuerdos de «los de arriba». Lo más probable, es que con una combinación de ceder algunas pequeñas cosas y golpear fuerte a los sectores más radicalizados de los tra-bajadores, o de los sectores más estratégicos, se busque frenar las luchas que ya se vienen dando y las que se desarrollaran, del lado de los trabajadores, de los campesinos pobres y de las comunidades.

Por otro lado, la alta abstención en el referéndum de los votos del chavismo, que tampoco apoyaron a la oposición burguesa, expresó duda e incredulidad en grandes sectores urbanos y de la clase trabajadora. Basta ver que fue en las zonas de mayor concentración urbana y proletaria donde sufrió más el gobierno esta defección de votos. Este hecho abre también la posibilidad del desarrollo de una alternativa política distinta las dos fuerzas que se disputan el país: frente a la oposición pro-imperialista y el gobierno del «socialismo con empresarios», puede abrirse paso la organización independiente de la clase trabajadora, de las y los millones que producen las riquezas y hacen andar las ruedas del país.

Por un partido de los que derrotaron los embates de la reacción y hoy luchan por sus demandas

La situación planteada a escala estratégica es cómo resolver la contradicción del último período de la lucha de clases en el país, donde el movimiento de masas despliega su energía y sus fuerzas en las calles, las fábricas y las urnas electorales, contra la reacción burguesa y el imperialismo, pero todo tras el apoyo a un gobierno reformista que conduce todas esta fuerza por los cauces de un proyecto que busca desarrollar el país de la mano de «empresarios nacionalistas» e incluso de sectores del capital trasnacional. La clase trabajadora, ha dado todo de sí en la lucha contra la reacción, pero no ha podido articular un programa y política propios. La consecuencia de eso, es que tras nueve años de gobierno, los capitalistas y grandes comerciantes, nacionales y extranjeros, son los más beneficiados del crecimiento económico y los altos precios petroleros, engordando sus ganancias, mientras los trabajadores y trabajadoras siguen sin ninguna de sus demandas fundamentales resueltas.

Así, desde mediados del 2006, importantes luchas se vienen librando en distintas ciudades y sectores de trabajadores del país, chocándose no sólo con la oposición patronal, sino a menudo también con la complicidad de las instituciones del Estado y con la política del gobierno: el caso de Sanitarios Maracay es sin dudas el ejemplo más contundente, pero se cuentan muchos más. Esto ha dado pie a que franjas de trabajadores en lucha comiencen a presentar dudas sobre su apoyo al gobierno y se desarrollen tendencias proclives a la independencia política como clase, no sólo frente a los patrones y la oposición burguesa, sino también frente al gobierno. Hoy, la situación abierta en el país pone en el centro de la discusión no sólo la necesidad, sino también la posibilidad, de la construcción de una herramienta política propia de la clase trabajadora, que aglutine a miles de estos luchadores obreros y militantes de la izquierda obrera y socialista, que puede convertirse en la referencia de decenas de miles, para hacer pesar en la vida nacional la voz y fuerza de las masas trabajadoras.

Se trata de un partido político de la clase, donde puedan expresarle libremente las distintas expresiones y tendencias que al interior de ella existen, teniendo como base programática fundamental de clase la lucha contra la explotación capitalista y las miserias que provoca, con una delimitación de clase frente a cualquier proyecto político ajeno a sus intereses. Una organización con un régimen interno basado en los métodos de la democracia obrera, basado en las organizaciones de los trabajadores (sindicatos, comités de fábrica, etc.) y cuyos métodos de lucha sean los de la clase: asambleas, movilización, huelgas, autodefensa obrera.

Allí los revolucionarios y revolucionarias lucharíamos por que se levante una estrategia obrera revolucionaria, de lucha contra todo proyecto político que se proponga continuar el capitalismo, en la perspectiva de luchar por un gobierno propio de la clase trabajadora y el pueblo pobre. Es que hoy, la existencia de un partido de trabajadores, constituiría un importante paso en el camino de la lucha por la construcción de un partido obrero revolucionario, anclado en los principales bastiones de la clase.


A Orlando Chirino y los compañeros de Voz de los Trabajadores

Hemos venido planteando la necesidad de que los distintos grupos de la izquierda que se reclama socialista revolucionaria, coincidamos en el impulso a la construcción de este partido de la clase trabajadora en nuestro país. Por su parte, el compañero Chirino y su grupo político, autodenominado «Movimiento por la construcción de un partido de los trabajadores», han planteado reiteradamente que tal partido es «una exigencia a grito de miles» y que se proponen dar pasos en la construcción del mismo. En función de esto les hemos dirigido una carta pública y sostenido reuniones para plantearles una política conjunta en este sentido. Pero extrañamente vemos cómo los compañeros vienen llamando a la legalización del denominado «Partido de la Izquierda Socialista (PAIS)», al cual definen «partido de los trabajadores», sin que medie antes ni después, discusiones, asambleas o reuniones abiertas en los sindicatos donde dirigen o tienen influencia en el estado Aragua, donde han concretado su iniciativa. Sin que medie discusión en los lugares de trabajo donde están, sobre el programa, métodos y criterios de organización de tal partido.

Esto lo que indica es que no se trata en realidad de un partido de los trabajadores lo que se proponen, sino un grupo un poco más grande de lo que es hoy Voz de los Trabajadores, ayudados con la atractiva consigna de «partido de los trabajadores». La situación abierta a nivel nacional exige no solamente la construcción de pequeños grupos socialistas, sino una política transicional para luchar por la indpendencia política de la clase, exige ofrecer una alternativa política para la organización independiente de la clase a los miles que hoy luchan por sus demandas, y que si bien le han dado la espalada hace tiempo a la reacción burguesa, tampoco se convence de militar en los partido del chavismo, menos en el PSUV. La posibilidad de que estas importantes franjas de decenas de miles trabajadores y trabajadoras que dudan del gobierno y luchan hoy por sus derechos y reivindicaciones, avancen en su experiencia política con el gobierno hacia posiciones de clara independencia política y estratégica como clase explotada, pasa por la construcción de un gran instrumento político propio de la clase.

Con seguridad, esta nueva situación nacional permite el crecimiento por algunas decenas de los grupos socialistas, pero no se trata del crecimiento molecular de uno u otro grupo de revolucionarios, sino de la respuesta que la clase trabajadora, impulsada por sus sectores de vanguardia, pueda dar ante la situación de la lucha de clases planteada hoy en el país. Para nosotros se trata de pensar estratégicamente qué iniciativas pueden ayudar a que la clase trabajadora avance en conquistar su independencia política, pues, como planteaba Trotsky, sin alcanzar los más altos niveles de independencia política con relación a las clases explotadoras, es imposible que la clase explotada y revolucionaria por excelencia pueda conquistar su propio poder, en este caso, la revolución socialista.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periodicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)