WEB   |   FACEBOOK   |   TVPTS

 
La victoria en Girón y los “antiimperialistas” latinoamericanos
por : Diego Dalai

21 Apr 2011 | La invasión por Playa Girón fue el punto más alto de la campaña de agresión militar directa de EEUU contra la Revolución Cubana...

"50 años del gran triunfo de Playa Girón!! Viva Fidel! Viva Cuba Socialista! Venceremos!". Así saludó el presidente Hugo Chávez la histórica epopeya cubana a través de su cuenta en Twitter. Su par cubano Raúl Castro comenzó su discurso de apertura (informe central) al VI Congreso del PCC llamando a “seguir el ejemplo de los heroicos combatientes de Playa Girón”.

Sin embargo, esta retórica es humo para cubrir una estrategia opuesta a los intereses de las masas obreras, populares y campesinas de Cuba y Latinoamérica.

La Revolución y el triunfo en Playa Girón

La invasión por Playa Girón (o Bahía Cochinos) fue el punto más alto de la campaña de agresión militar directa de EEUU contra la Revolución Cubana que continuaría luego con más atentados, sabotajes, intentos de magnicidio y sobre todo por la vía del salvaje bloqueo económico que aún continúa.

El 15 de abril de 1961 comienza la invasión con un el ataque aéreo contra los aeropuertos militares cubanos para neutralizar la aviación y permitir el desembarco de unos 1.500 gusanos y mercenarios entrenados, financiados y organizados por la CIA bajo las órdenes de Eisenhower primero y Kennedy después. El ataque imperialista, se ve agravado por la traicionera maniobra de camuflar los bombarderos con falsas insignias cubanas para sortear las defensas aéreas.

Al día siguiente, en un histórico acto reivindicativo de los muertos en el bombardeo, Fidel Castro declara el carácter socialista de la revolución y se pone a la cabeza de la resistencia a la invasión. 20.000 milicianos y tropas del Ejército Rebelde, rodean a la fuerza invasora y con un combate sin tregua logran su rendición en masa el 19 de abril. Esta derrota del imperialismo yanqui no tiene precedente en América latina y es el punto cúlmine de la revolución.

Las milicias obreras y populares derrotaron al imperialismo

Ya hacia fines de 1959 y ante las medidas cada vez más radicales que tomaba el gobierno (sobre todo la Ley de reforma agraria del mes de julio del ’59 y más tarde las nacionalizaciones de las grandes empresas norteamericanas), la Casa Blanca le había bajado el pulgar a Castro y “los barbudos” y comenzado a promover alzamientos contrarrevolucionarios, atentados y sabotajes a la economía. Como medida de autodefensa, el 26 de octubre de ese año son creadas las Milicias Nacionales Revolucionarias y los Comités de Defensa de la Revolución. La afluencia de los trabajadores y el pueblo es inmediata y masiva. En pocos meses, las fuerzas revolucionarias que al momento de derrotar al dictador Batista no superaban el millar, pasarán a contar con cientos de miles de combatientes dispuestos a dar la vida por la revolución.

La victoria de Girón selló el triunfo de la revolución socialista en Cuba, protagonizada por los obreros y campesinos que expropiaron a los capitalistas y echaron al imperialismo constituyendo el primer estado obrero del continente, que se transformaría en un símbolo de la lucha antiimperialista y anticapitalista durante los años ‘60 y ’70 en toda América latina.

El fenomenal ascenso obrero y campesino por un lado, y la presión intransigentes del imperialismo yanqui por el otro, pusieron a Fidel y el gobierno del M26 frente a una situación sin márgenes para una “revolución democrática” que era su programa original, obligándolo a una cada vez mayor radicalización política que el Che Guevara explicó como la “revolución de contragolpe” [1]. Sin embargo, la falta de centralidad obrera y de un partido revolucionario al frene del proceso permitieron que la dirección pequeñoburguesa pudiera controlar el proceso y luego institucionalizarlo a través de la formación del PCC y la instauración del reaccionario régimen de partido único que ahogó la energía revolucionaria de las masas e impidió que Cuba se transformase en la punta de lanza de la revolución latinoamericana. Por eso, junto a la defensa de las conquistas revolucionarias, sostenemos la necesidad de barrer a la burocracia e imponer un verdadero gobierno de los trabajadores basado en consejos obreros y campesinos, es decir una revolución política que transforme a Cuba en bastión de la revolución internacional.

Los “antiimperialistas” de hoy

La reivindicación que hacen hoy los líderes “progresistas” y “antimperialista” como Chávez y Castro de la gesta de Playa Girón, es falsa y demagógica. No la levantan para transformarla en una nueva bandera de lucha de los pueblos contra el dominio imperialista sino para encubrir su verdadera estrategia. El primero para ponerla al servicio del “Socialismo del siglo XXI”, es decir el “socialismo” con empresarios que mantiene intacta la estructura capitalista, atrasada y dependiente de Venezuela, permite grandes negocios para los monopolios extranjeros y garantiza la propiedad capitalista.

El segundo, para reforzar su autoridad para aplicar más y más profundas medidas pro capitalistas de la mano de los nuevos Lineamientos que acaba de aprobar el VI Congreso, mientras ajusta a los trabajadores cubanos con despidos y eliminación de subsidios.

Toda la fanfarria desplegada por ambos en torno a aquel acontecimiento histórico, no es para imprimir una moral combativa a las masas latinoamericanas para enfrentar al enemigo de clase y al imperialismo, sino para encubrirse tras sus banderas, presentarse como “revolucionarios” y lograr que acepten disciplinadamente la situación actual y los ajustes que aplican.

La batalla de Playa Girón demostró que el imperialismo puede ser derrotado en América latina con la movilización revolucionaria de las masas y golpeando sus intereses económicos así como los de sus socios burgueses locales. Pero Raúl y Fidel Castro no son hoy amigos de la Revolución latinoamericana, sino de preservar su poder avanzando hacia la restauración capitalista. Y Chávez no es amigo de la Revolución cubana, sino de la burocracia castrista.

 

Suscríbase a nuestra gacetilla electrónica
Online | www.ft-ci.org


Organizaciones de la FT-CI
La Fracción Trotskista-Cuarta Internacional está conformada por el PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, el MTS (Movimiento de Trabajadores Socialistas) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, MRT (Movimento Revolucionário de Trabalhadores) de Brasil, PTR-CcC (Partido de Trabajadores Revolucionarios) de Chile, LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela, LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, militantes de la FT en Uruguay, Clase Contra Clase del Estado Español, Grupo RIO, de Alemania y Militantes de la FT en la CCR/Plataforma 3 del NPA de Francia.

Para contactarse con nosotros, hágalo a: contacto@ft-ci.org