FT-CI

Bolivia

Un año de gobierno de Evo Morales

25/01/2007

El 22 de enero el MAS celebró su primer aniversario en el gobierno en medio de una larga confrontación política con la oposición burguesa. El gobierno busca consolidarse y destrabar la situación de crisis e incertidumbre, esforzándose por lograr un acuerdo con la derecha.

En consonancia con este intento, el largo informe presidencial ante el Congreso, de tono nacionalista e indigenista, tuvo un contenido muy moderado y no pudo presentar grandes medidas que abonen la consigna de la “revolución democrática y cultural”.

Es que la proclamada nacionalización del gas terminó en un pacto con las transnacionales a través de los contratos petroleros que les garantizan “seguridad jurídica” y gruesas ganancias a cambio de mayores impuestos. Las promesas de reforma agraria se reducen a una simple reforma de la Ley INRA, que preserva la gran propiedad privada “productiva”, sin que se haya expropiado una sola hectárea de tierra en todo el país. La Asamblea Constituyente, empantanada desde hace medio año por la derecha, está cada vez más diluida y condicionada por las garantías que ofrece el MAS a la oposición: el vicepresidente García Linera reiteró el ofrecimiento de que todo se vote por 2/3 hasta el 2 de julio (sólo después se votaría por mayoría absoluta) y que el capítulo de autonomías se trate íntegramente por 2/3 sin límite de tiempo.

Los cambios en el gabinete parecen confirmar este sesgo conciliador: ministros irritantes para la derecha, como Alicia Muñoz (Gobierno) o el intelectual indigenista Félix Patzi (Educación) fueron reemplazados. Pese a la renuncia del empresario cruceño Salvador Ric (Obras Públicas) se buscaron figuras que “puedan tender puentes con el Oriente” (es decir, con las élites burguesas regionales) en varios puestos de primera y segunda línea. Así, el nuevo gabinete aparece menos indigenista y más reformista tradicional.

De esta forma el MAS, al mismo tiempo que mantiene una permanente pulseada y duros choques con la oposición, busca crear mejores condiciones para un acuerdo que destrabe la crisis.

La reacción proimperialista viene ejerciendo una fuerte presión, envalentonada por la política conciliadora del gobierno, lo que le ha permitido recuperar terreno y fortalecerse a nivel regional bajo la bandera autonomista (“rayando la cancha” ante las pretensiones reformistas del MAS), aunque sus expresiones partidarias (PODEMOS, MNR, UN) siguen siendo débiles y fragmentadas.

Esto ha llevado a una extrema polarización social y política, ante la cual desde diversos sectores de la prensa, la Iglesia y el “establishment” se alzan voces pidiendo sensatez y moderación al gobierno y la oposición: “la democracia está en riesgo y si se debilita, perdemos todos”. Los hechos de Cochabamba les dan la razón, pues la pulseada entre el MAS y el prefecto derechista abrió una brecha para la intervención de masas en el escenario político que conmovió a todo el país.

El levantamiento en Cochabamba

El intento de Reyes Villa, el ex socio del masacrador Goni, de alinear a Cochabamba con el planteo autonomista de las oligarquías de la “media luna” (impulsando un referéndum autonomista departamental), provocó el levantamiento de los trabajadores, campesinos y el pueblo pobre, con bloqueos, poderosas movilizaciones y la toma de la prefectura el 12 de enero, mientras la policía, tras la represión inicial, quedaba paralizada por las diferencias entre el gobierno y el prefecto. La agresión de bandas de choque ultraderechistas derivó en un conato de guerra civil local con dos muertos y numerosos heridos.

El MAS alentó al principio la movilización para neutralizar el intento de Reyes Villa, pero se opuso frontalmente a que el mismo cayera bajo el embate de masas, pues eso afectaría su búsqueda de acuerdos con la derecha y al régimen político en su conjunto.

Por eso, traicionaron la lucha del pueblo cochabambino, sosteniendo a Reyes Villa (que había escapado) en su cargo con el argumento de “respetar la democracia”, maniobrando el cabildo popular, llamando a desmovilizarse para esperar una futura “ley de referéndum revocatorio” de los mandatos nacionales, prefecturales o municipales a ser negociada en el Parlamento con la propia derecha.

Sin embargo, el MAS no pudo impedir que sectores de vanguardia desbordaran e intentaran continuar la lucha, presionando al Consejo Departamental para declarar un “gobierno prefectural revolucionario”, fugaz intento que da cuenta de la profunda crisis, el vacío local de poder y de la radicalización de sectores avanzados.

El Alto en pie de lucha

La repercusión nacional fue muy grande, ganando simpatía en otros departamentos, como muestran la gran marcha de apoyo a la lucha de los hermanos “cochalas” convocada por la Central Obrera Departamental (COD) de Oruro con la participación de miles de mineros de Huanuni. Y sobre todo, alentó la lucha en La Paz contra el prefecto neoliberal José Luis Paredes (PODEMOS), encabezada por el pueblo trabajador de El Alto.

La presión de los dirigentes de base de las juntas vecinales alteñas arrancó a la dirección de Federación de Juntas Vecinales (FEJUVE) la convocatoria a un combativo cabildo. Evo Morales mandó un mensaje llamando a la calma y a no movilizarse “para no hacer el juego a la derecha” y los dirigentes se esforzaron en vano por impedir que se votaran medidas radicales. El clima era tal que se les contestó que “el gobierno debía respetar a los movimientos sociales y recordar que estaba allí gracias a Octubre” y se votó el llamado al paro cívico con movilización desde el lunes 22 y hasta que Paredes se vaya.

Edgar Patana, de la Central Obrera Regional (COR) y Nazario Ramírez, de FEJUVE, aliados al MAS, se volcaron a desactivar el proceso, armaron un nuevo “ampliado” burocrático entre gallos y medianoche para retomar el control, y redujeron el llamado a un paro parcial, garantizado sólo por sectores de vanguardia que impusieron bloqueos y otras acciones. Sin embargo, es un hecho sintomático que esto se produjera el mismo día en que Evo Morales cumplía su primer año de gobierno y pedía un clima de calma para celebrar “en democracia”.

Primeras conclusiones

Cochabamba y El Alto muestran la tendencia de las masas, aunque mantienen expectativas en el gobierno, a intervenir en la crisis política, a movilizarse para derrotar con sus propios métodos a la derecha y por este camino, chocar con la política conciliadora del MAS. A éste, pese a su influencia, le cuesta controlar a los sectores movilizados y a caballo de estas contradicciones, una vanguardia puede acelerar su experiencia política. Sin embargo, el fracaso en expulsar a Reyes Villa y la “desactivación” temporal del proceso en El Alto muestran que con la combatividad y espontaneidad no alcanza, pues las decisiones quedan en manos de las cúpulas burocráticas, “correa de transmisión” de la política del MAS, lo que reafirma la necesidad de la independencia de las organizaciones sindicales frente al gobierno. La construcción de un polo o bloque que levante una política independiente del MAS sería un gran paso y permitiría desde allí, llamar a las organizaciones de masas que lo apoyan a no subordinarse a la política desmovilizadora y acuerdista del gobierno y confiar sólo en la fuerza de la movilización obrera, campesina, originaria y popular para derrotar a la reacción proimperialista, lo que ayudaría a acelerar la experiencia de masas y socavar las maniobras de la burocracia reformista. La vanguardia debe sacar todas las conclusiones de esta importante experiencia.


Una política para la movilización y organización -independiente

En el proceso de movilización en La Paz intervinimos planteando:

- Desarrollar la movilización general en todo el Departamento, buscando su extensión a nivel nacional.

- Que la misma desemboque en una verdadera huelga general política, con paro cívico movilizado y bloqueo de caminos, hasta expulsar a “Pepelucho” Paredes e imponer las demandas del pueblo trabajador y humilde.

- Unir en la lucha las fuerzas obreras, campesinas, originarias y del pueblo pobre en una verdadera Asamblea Popular departamental, conformada con delegados de base de todas las fábricas, juntas vecinales, comunidades, con mandato de sus asambleas de sector (como hicieron las juntas vecinales que concurrieron al ampliado con sus actas de asamblea y propuestas de lucha), y que podría reunirse en el Estadio alteño, funcionando permanentemente para asegurar la lucha hasta el triunfo e impedir que los dirigentes decidan a espaldas de la base.

- Cochabamba muestra que habrá que enfrentar a los grupos de choque fascistas y a la represión policial y militar. Para proteger la movilización de cualquier ataque hay que organizar comités de autodefensa de masas, en el camino de construir milicias obreras y campesinas.

- ¿Quién debe reemplazar a los Paredes y Reyes Villa, enemigos jurados del pueblo trabajador? No cualquier funcionario, sino un gobierno departamental obrero y campesino, elegido por y responsable ante la Asamblea Popular departamental.

- Para luchar por este programa, el único que puede asegurar el triunfo de la lucha, es necesario agrupar a la vanguardia en un bloque de lucha y organización por la Asamblea popular departamental que dé la pelea en las organizaciones de masas, como la COR, FEJUVE, Central Obrera Boliviana (COB) y otras. Llamamos a los sindicatos combativos, a los dirigentes de base avanzados de las juntas vecinales, a los compañeros y compañeras más conscientes y resueltos a luchar de las comunidades aymaras y del pueblo pobre, a los grupos de la izquierda obrera y socialista, a impulsarlo sin tardanza.

— -

Una voz obrera en El Alto

La LOR-CI intervino activamente con sus modestas fuerzas en el proceso de movilización.

En diversas instancias sindicales llamamos a la movilización en apoyo a la lucha de los trabajadores y campesinos de Cochabamba, distribuyendo en volantes y declaraciones la política que desarrollamos en estas páginas. Nuestros compañeros alteños del Distrito 2 hablaron en el Ampliado de FEJUVE que votó el paro cívico de El Alto planteando la necesidad de una Asamblea Popular departamental y de un gobierno departamental obrero y popular, basado en las organizaciones de masas para reemplazar a Paredes. El 15, en el cabildo en La Ceja, intervino el compañero Elio, dirigente de SITRASABSA y de la LOR-CI, ante más de 7.000 personas, siendo la única voz obrera en el mismo.

El sábado 20 efectuamos un ampliado abierto en la Casa Obrera y Juvenil de El Alto. Aunque modesto en cantidad, fue una importante reunión obrera por su composición social y la calidad de la discusión política.

Participaron, entre otros militantes y simpatizantes de la LOR-CI, dirigentes y trabajadores del Aeropuerto de El Alto, fabriles (entre ellos, de TEA y ex Christies), así como del magisterio urbano paceño y activistas universitarios de la UPEA.

La animada discusión permitió precisar un cuadro de la situación política y las lecciones de Cochabamba, el rol frenador de los dirigentes sindicales masistas, dedicados a sabotear el paro del lunes, y reflexionar ampliamente sobre la política de movilización y coordinación dirigida a poner en pie una Asamblea Popular departamental, dialogando con los sectores movilizados que tienen expectativas en Evo Morales.

La reunión concluyó preparando la intervención en el paro y con un llamado amplio a impulsar un bloque de organización y lucha por la Asamblea Popular departamental.

- ¿Estrategia de presión o política obrera independiente?

Una compañera del grupo La Chispa (núcleo ligado a la corriente internacional lambertista), presente en la reunión, insinuó que el gobierno de Evo Morales, por su carácter pequeñoburgués, era “presionable” por las masas. Esto alentó la reflexión política, pues la idea de que el MAS pueda ser obligado a avanzar más allá de sus intenciones es promovida por varias corrientes de la izquierda dentro y fuera del país, para justificar diversas formas de “apoyo crítico”.

Varias intervenciones señalaron que en un año el MAS ha demostrado su extrema moderación y voluntad de concertar con la clase dominante. Sus gestos u oscilaciones “a izquierda” siempre han sido mucho más limitados y superficiales que sus concesiones a la oposición burguesa (frente a la que sí se muestra “presionable”).

Se pueden obtener concesiones parciales como subproducto de la lucha, pero esto no cambia el carácter del gobierno reformista, ni su estrategia de conciliación de clases en los marcos del orden capitalista. Por ejemplo, los obreros de Huanuni enfrentaron al gobierno y sus aliados para defender el carácter estatal de la mina, obligándolo a incorporar a miles de ex cooperativistas pobres al plantel obrero, pero aún así, el gobierno mantiene su política minera de apertura al capital extranjero (entregando El Mutún).

Por otra parte, toda la experiencia histórica internacional, latinoamericana y boliviana muestra que los proyectos populistas y reformistas llevan siempre al desastre o a la frustración de los procesos revolucionarios. La estrategia de “presionar” a esos gobiernos o a sus “alas izquierdas” ha impedido siempre levantar una alternativa revolucionaria en los momentos cruciales. Esta es la tragedia de la revolución boliviana en 1952 (cuando el POR y otros capitularon ante Lechín y la izquierda del MNR), en el “trienio revolucionario” de 1969-71 (cuando muchos se jugaban a “presionar” al Gral. Torres), en el gran ascenso de masas que culmina en las Jornadas de marzo de 1985, bajo el “gobierno popular” de la UDP (frente al que diversos sectores de izquierda no quisieron impulsar una alternativa de clase).

Por todo ello, es imperioso levantar una política obrera independiente frente al gobierno del MAS y avanzar en sentar las bases de un partido de trabajadores revolucionario.

— -

- Gobierno departamental revolucionario? Una claudicación oportunista

Si bien reflejaba el vacío local de poder y la radicalidad del enfrentamiento, la conformación del “gobierno prefectural revolucionario” en Cochabamba no pasó de un gesto. Su base no eran las organizaciones de masas sino el Consejo Departamental, una institución del régimen estatal a nivel de la prefectura que asesora y legitima al prefecto, quien “gobierna” al departamento en forma bonapartista. Una parte de sus miembros aceptó formar ese gobierno bajo presión de la vanguardia que los sitiaba y apenas se liberaron de la misma, se apuraron a desaparecer de escena. Conciliadores y obedientes al MAS, no quisieron “romper la legalidad”.

Este intento, de tomar cuerpo, no hubiera constituido un gobierno de los trabajadores y campesinos de Cochabamba en ruptura con la burguesía, sino un fenómeno de conciliación de clases (un abortado embrión de frente popular de extrema izquierda) en el marco de las instituciones estatales locales en crisis.

Sin embargo, el POR-Masas y otros sectores de izquierda impulsaron con entusiasmo esa política en lugar de plantear una estrategia de autoorganización obrera, campesina y popular (una Coordinadora o Asamblea Popular como órgano de frente único de masas democráticamente organizado).

“Todo el apoyo al gobierno departamental revolucionario”, calificado de “originario, campesino, obrero y popular” proclamó Socialismo o Barbarie, núcleo ligado al MAS argentino (declaración del 16/01). Corrientes que tan ligeramente dan su apoyo político a un germen frentepopulista con “discurso rojo”muestran que se preparan para capitular en los momentos decisivos. Sería conveniente que los militantes honestos reflexionaran.

  • TAGS
Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • EDITORIAL

    PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • EDITORIAL

    LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)