FT-CI

Bolivia: Debate

“Revolución democrática” y “capitalismo andino”

12/02/2006 La Verdad Obrera N 180

Evo Morales prometió poner fin a la opresión de los pueblos originarios iniciando una “revolución democrática y cultural”, cuya base es lo que el vicepresidente Alvaro García Linera (AGL) denomina “capitalismo andino-amazónico”: una vía de reformas graduales -las posibles- para atraerse al empresariado nacional y la colaboración del capital extranjero.

Esta búsqueda de compromisos se refleja en el gabinete, donde ministros empresariales como Rik o San Miguel (ligado a las “capitalizaciones” gonistas [1] y ex abogado de Asbún, dueño del LAB [2], conviven en esta tarea con otros de extracción sindical o indígena cuestionados por las bases, como el Ministro de Agua Abel Mamani [3] o el de Trabajo, el ex dirigente fabril Gálvez [4].

El gobierno ya negó la posibilidad de aumento salarial reafirmando el respeto a la “estabilidad macroeconómica” y la “seguridad jurídica” bases del neoliberalismo. La política petrolera, aunque bajo un discurso nacionalista apenas apunta a renegociar los contratos de la entrega del gas con las transnacionales. Aunque logre finalmente mayores impuestos y cierta intervención estatal, la “parte del león” seguiría en manos del capital extranjero. Esta es la lógica de la “asociación estratégica” que busca con Petrobras.

Lejos de ser “realista” este camino no responde a las necesidades elementales de las mayorías ni puede liberar a Bolivia del atraso, la pobreza, la opresión y la dependencia.

Hay que acabar con las bases de la opresión racista

Evo Morales anunció el fin de 500 años de opresión y la “descolonización del Estado”. Su apelación cala en las mayorías populares -más del 62% se reconoce indígena-, víctimas del histórico racismo de las élites “blancoides”. Pero la propuesta de “inclusión” y “reconocimiento” de los pueblos originarios no ataca las raíces materiales de la opresión y discriminación de millones de aymaras, quechuas y tupí-guaraníes: el latifundio dominante en las Tierras Bajas; la propiedad y la riqueza de las élites empresariales; la subordinación del país al capital extranjero.

Que pueda haber generales, jueces y ministros de rostro y apellido originario no liquida la opresión aunque beneficie a la reducida capa burguesa y pequeñoburguesa de origen indígena, como la “burguesía chola” que aspira a remover las barreras sociales y culturales que le impedían asimilarse a las cumbres del poder, pero que no tiene interés en cambiar la situación de sus hermanos pobres, que trabajan por salarios de 50 dólares, deben emigrar a la ciudad por falta de tierras o emplear a sus hijas como domésticas por 20 o 30 dólares mensuales.

Evo pone como ejemplo el fin del “apartheid” en Sudáfrica pero el acceso de Nelson Mandela y su partido, el CNA [5], al gobierno a mediados de los ‘90 y la derogación de las normas brutalmente racistas en ese país, siendo conquistas elementalmente democráticas, no significaron un cambio en la situación de las mayorías negras ni el fin de la riqueza y privilegios de la burguesía blanca, sino una alianza entre ésta y la capa dirigente del CNA para preservar el orden capitalista bajo “rostro negro”. Algo similar sería un capitalismo boliviano de “rostro indio”...

La utopía del "capitalismo andino-amazónico”

García Linera sostiene la necesidad de una larga etapa de 50 o 60 años de “capitalismo andino y amazónico” para lograr un desarrollo nacional, argumentando que no hay suficiente capitalismo en Bolivia ni “articulación” entre el sector capitalista y no capitalista de la economía, por lo que “En los últimos 60 años se ve un retroceso de la actividad comunitaria productiva (...) sigue habiendo comunidad pero ésta ha implosionado internamente en estructuras familiares.” [6] Pero es el creciente dominio capitalista lo que descompone los elementos sociales y culturales indígenas que el MAS reivindica.

Bolivia padece del capitalismo semicolonial “realmente existente”, no de su “ausencia”: más del 75% del PBI es aportado por el sector “formal”, es decir capitalista y dominante de la economía, que explota a los trabajadores que emplea directamente y también expolia a las partes de la población: campesinos, artesanos, “gremiales”, etc. incluidos bajo el rótulo de “sector informal”.

El gran capital tiene nombre y apellido: REPSOL, Petrobras, Total y otras transnacionales en hidrocarburos; ENTEL, AISA, Electropaz en los servicios “capitalizados”; COMSUR [7]; los latifundistas que acaparan millones de hectáreas en el Oriente; grandes empresas como AMETEX, grupo textil abanderado del ALCA y algunos bancos ligados al capital extranjero. La “burguesía nacional” es socia menor del capital extranjero en la entrega y expoliación del país.

Sin embargo, AGL espera “darle a la economía boliviana nuevamente una cabeza en torno del Estado. Y, alrededor de esta cabeza, articular inversión extranjera, inversión privada local, sectores campesinos, comunitarios y microempresariales-artesanales, en una perspectiva de shock productivo” [8] para que todos colaboren armoniosamente en una vía “capitalista andina” al desarrollo nacional...

El problema de la Asamblea Constituyente

Evo propone la futura Asamblea Constituyente como instancia para “refundar el país”, pero quiere una Asamblea que sirva para “unir a los bolivianos respetando la diversidad” y “lograr un nuevo pacto social” buscando el “consenso” con los comités cívicos y otros “factores de poder” que exigen garantías como las “autonomías departamentales”. Así condicionada la Asamblea no permitirá la libre expresión de las profundas aspiraciones democráticas de obreros, campesinos e indígenas, que tienen derecho a resolver en una Constituyente verdaderamente libre y soberana con plena participación de los sindicatos y movimientos sociales, los grandes problemas nacionales: como conquistar la tierra y el territorio, la efectiva nacionalización del gas y los recursos naturales, el salario y el trabajo. Para conquistar una asamblea así, en lugar de depositar pasivamente confianza en las promesas oficiales, será necesaria la más amplia movilización y organización. Esto es una responsabilidad que deben asumir sin dilaciones las organizaciones sindicales y de los pueblos originarios, impulsando el desarrollo de la coordinación, comités y otras formas de organización, necesarios además para la lucha por la nacionalización del gas y el conjunto de las demandas obreras y populares.

Sin ruptura con el imperialismo no hay solución a los males nacionales

La “recuperación del gas” es una falacia si no se rompe con las transnacionales y se nacionaliza toda la industria petrolera. Esta medida, junto con la renacionalización de las empresas “capitalizadas” y los recursos naturales, así como el no pago de la deuda externa son imprescindibles para poner fin a la sangría del país por el capital extranjero. Sin la liquidación del latifundio es imposible resolver la demanda de tierra y territorio de los campesinos y pueblos originarios. Comenzar un genuino proceso de industrialización del país es impensable sin estas medidas y otras, como la nacionalización de la banca (para brindar crédito barato a los pequeños productores) y el monopolio del comercio exterior (para proteger la producción local e impedir la fuga de recursos). Claro que llevar hasta el fin este programa significa quebrar la propiedad capitalista y sólo puede ser garantizado con el poder de los obreros, los campesinos e indígenas pobres, lo que sentaría las bases de una reconstrucción socialista de la sociedad.

— 
El gobierno de Evo Morales de los dichos a los hechos...

¿Socialismo imposible?

Alvaro García Linera argumenta que “el socialismo no es posible en Bolivia” pues hay “un proletariado minoritario demográficamente e inexistente políticamente; y no se construye socialismo sin proletariado”, reproduciendo un siglo después los prejuicios que los populistas rusos oponían a Lenin en 1894. [9] No se trata de “implantar el socialismo ya” (pues será una construcción histórica a completarse con la extensión internacional de la revolución) sino del único camino para salir del atraso, la pobreza, la opresión y la humillación bajo las cadenas imperialistas.

Además, la clase trabajadora boliviana es mucho más fuerte que en los ’50, cuando apenas eran 50.000 los mineros que encabezaron la revolución del ‘52. Hoy son más de 1 millón de asalariados, la mayoría en las ciudades de La Paz, El Alto (donde el 47% de la población activa es obrera o empleada), Cochabamba y Santa Cruz. Junto con los campesinos y otros sectores humildes conforman la aplastante mayoría de la población. Es cierto que la clase obrera viene de sufrir años de reflujo pero viene mostrando alentadores síntomas de recuperación, y puede dar nuevos pasos en la reorganización sindical y la lucha por las demandas, así como en su experiencia política. Si el movimiento obrero avanza uniendo a sus demandas una respuesta de clase a los grandes problemas nacionales, podrá postularse a encabezar con sus métodos y su programa la alianza con los campesinos y pueblos originarios, necesaria para terminar con la dominación imperialista y las clases dominantes nativas.
— 

  • TAGS
  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1En referencia a la política aplicada por el presidente de Bolivia (2002-2003) Gonzalo “Goñi” Sánchez de Losada.

    [2Lloyd Aéreo Boliviano, línea de bandera “capitalizada” en los ’90.

    [3Dirigente vecinal alteño hoy muy criticado por abandonar la lucha por la inmediata expulsión de Aguas del Illimani.

    [4Dirigente que apoyó las marchas proempresariales exigiendo el Tratado de Libre Comercio con EE.UU.

    [5Congreso Nacional Africano.

    [6García Linera, Álvaro. “El ‘capitalismo andino-amazónmico’”, en Le Monde Diplomatique, La Paz, enero de 2006.

    [7Pulpo minero de Sánchez de Losada.

    [8Reportaje a García Linera, “Cómo lograr MAS sin salir de un capitalismo andino”, por Pablo Stefanoni.

    [9Ver Lenin, Vladimir. ¿Quiénes son los “amigos del pueblo” y cómo luchan contra los socialdemócratas? Varias ediciones.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • EDITORIAL

    PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • EDITORIAL

    LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)