FT-CI

Venezuela

PSUV, un partido de conciliación de clases

06/02/2007 En Clave Obrera N° 9

Chávez: «Invito a los obreros y obreras... a los empresarios nacionalistas a construir este instrumento unitario (PSUV)»

El 15 de diciembre pasado, en el acto de reconocimiento al Comando Miranda, Chávez lanzó oficialmente la idea que había asomado meses antes de un partido único de las fuerzas y sectores que lo apoyan: el «Partido Socialista Unido de Venezuela». Más que una propuesta fue en realidad el anuncio de una decisión tomada, incluidas advertencias sobre la salida del gobierno de quienes no concuerden incorporarse al mismo. Tal decisión ha generado un intenso debate y movimientos en las distintas fuerzas afines a Chávez, así como también simpatía en varios sectores obreros y populares que, confiando en Chávez, ven allí una posibilidad para luchar contra la burocracia y la corrupción en el gobierno.

La «vía venezolana al socialismo»

La mayoría de las críticas que han surgido de las organizaciones, grupos e intelectuales que apoyan a Chávez, tanto los que han decidido integrarse (la mayoría) como los que no, se centran en el carácter impuesto y sin discusión del partido, en cuestionar la forma misma de partido, o en el carácter policlasista del mismo (ver recuadro), sin embargo, aún cuando bien pudiera discutirse sobre esos aspectos, hay un elemento fundamental que todos pasan por alto: ¿para qué programa y proyecto político es este partido? «¡Nosotros, aquí, vamos a construir el socialismo venezolano... y un instrumento político que ayude a conquistar ese objetivo!», dijo Chávez en su discurso [1]. Es precisamente por eso que ha generado expectativas en el pueblo trabajador, pues la propuesta viene acompañada de una fuerte retórica «revolucionaria», de medidas de «nacionalización» (compra) de algunas empresas, llamados a la conformación de «consejos laborales y comunales», entre otras, en fin, la promesa de «profundización» de la «revolución». De nuestra parte, aunque respetamos esa confianza de las masas trabajadoras en Chávez, no la compartimos en absoluto, pues como intentaremos demostrar aquí ese partido nada tiene que ver con una herramienta obrera y popular para luchar contra el capitalismo [2].

Hemos escrito ampliamente otras veces sobre la realidad del llamado «socialismo del siglo XXI» hoy en nuestro país [3]. Bastan las palabras del propio Chávez y su equipo de gobierno para saber que no se persigue acabar con la explotación capitalista, cuya condición indispensable es la abolición de la propiedad privada sobre todos los medios de producción y cambio. «No negamos la propiedad privada», ha repetido Chávez una y otra vez, «...sólo que debe estar cada vez más en función del bienestar social» [4]; se trata en estos momentos, dice Jorge Giordani, de que «la riqueza se distribuya de manera más equitativa», de «la utilización de los recursos provenientes de la renta petrolera, para salvar la enorme deuda social acumulada, para recuperar la capacidad productiva» [5].

El proyecto del gobierno consiste, además de otorgar determinadas concesiones a los trabajadores y el pueblo pobre vía las Misiones y otras políticas gubernamentales, en impulsar el «desarrollo nacional» -industrialización, «producción nacional», ampliación del «mercado interno», búsqueda de mayores márgenes de independencia política frente al imperialismo -con una alianza entre el Estado y sectores medianos o «nacionalistas» del empresariado nacional como por ejemplo los empresarios y ganaderos que acaban de anunciar la conformación de la Confederación de Empresarios Socialistas de Venezuela. En este sentido se dirige toda la política económica del gobierno, completando el proyecto la «alianza» con las masas obreras, campesinas y populares que se supone verían también resueltos sus demandas fundamentales por esta vía, rematando todo esto con un fuerte discurso «socialista». Se supone que este «desarrollo nacional» ayudará al Estado a tener en sus manos más recursos económicos y de servicios, a los empresarios «nacionalistas» a mejorar su capacidad y poder productivo, y por esa vía, el pueblo tendrá mejores salarios, vivienda, educación y salud.

Es por esto que una fracción «nacionalista» del empresariado y las clases medias (militares, profesionales, etc.) se suman al proyecto de Chávez, que a través de impuestos, compras de empresas y otras regulaciones, busca restarle a los capitales imperialistas y al sector más grande y entreguista de la burguesía nacional parte de las ganancias que sacan en el país. Esos recursos entonces en manos del Estado y estos empresarios servirán para recuperar la «capacidad productiva» nacional y desarrollar planes para paliar las condiciones de pobreza del pueblo trabajador -incluyendo un área de «economía social».

Pero la cuestión central es que es una completa ilusión pensar que por esa vía se resolverán nuestros problemas fundamentales. Y no es un asunto teórico o de afirmaciones nuestras, basta con sólo echar un vistazo a los resultados concretos de la política económica en estos 8 años de gobierno, incluidas todas las etapas de «profundización» de la «revolución»: pequeños aumentos salariales y planes sociales para intentar resolver algunas necesidades básicas y urgentes del pueblo pobre, permitiendo la continuidad de grandes y jugosos negocios por parte de los capitalistas nacionales y extranjeros.

Es que tal proyecto implica, como bien lo ha afirmado el Presidente, la preservación de la propiedad y los negocios empresariales, y por eso el gobierno no va más allá de intentar resolver algunos de los problemas fundamentales mediante tímidas reformas (nominadas como medidas «revolucionarias»), incluso no se ha logrado una «distribución más equitativa de las riquezas», pues según los propios datos del gobierno los capitalistas han aumentado sus ganancias en mucha mayor proporción que el aumento de los ingresos del pueblo [6].

Un partido a la medida de la «vía venezolana al socialismo»

Es para concretar ese programa político que hoy se llama a la construcción del PSUV. «Invito... a los empresarios nacionalistas» a construir el PSUV, dijo Chávez [7], remarcando nuevamente que quiere en realidad una organización política donde estén juntos los sectores obreros, campesinos y populares que lo apoyan, así como los militares, profesionales y empresarios «nacionalistas». Lo que se busca con este partido es enfilar en «una conducción única» a todos estos sectores para apuntar «todos en una misma dirección» [8], y ya explicamos cuál es esa dirección.

Es que para desarrollar tal programa, Chávez necesita hacer de «árbitro» entre los intereses contradictorios de los diferentes sectores sociales que lo apoyan, fundamentalmente entre el pueblo explotado y pobre y los empresarios que lo apoyan, así como también entre las pugnas de los distintos sectores burgueses nacionales, luego entre los intereses del conjunto del empresariado nacional y los capitales imperialistas y, finalmente, entre los intereses del conjunto de los capitalistas y los de las masas explotadas. Por eso, además de requerir cada vez más poder para el Ejecutivo, requiere de la consolidación de un sólo instrumento político, donde tener de manera orgánica y centralizada, bajo una «conducción única» al diverso bloque social que lo apoya.

El PSUV es un instrumento necesario para cumplir con mayor eficiencia ese papel de «árbitro», de aparente «mediador». Y decimos aparente porque como vimos, en realidad siguen siendo los empresarios quienes se terminan llevando la mejor tajada. Por eso lo que se busca es que miles de obreros, obreras y pueblo pobre en el PSUV -junto a militares, profesionales y empresarios «nacionalistas»- limiten su iniciativa a los cauces de reivindicaciones parciales que no avancen verdaderamente en una batalla frontal contra sus enemigos de clase, así como que en momentos de mayor fricción con el imperialismo o pugna con los grandes burgueses nacionales, la movilización controlada de estos sirva como arma para presionarlos y forzarlos a aceptar las pautas del gobierno.

El PSUV será un instrumento para buscar de parte de los sectores obreros, campesinos y pobres que respaldan a Chávez, una más completa subordinación política y organizativa al proyecto de «economía mixta», de alianza con los empresarios nacionales. Es un partido para amarrar a la clase trabajadora y demás sectores explotados al carro de la conciliación de clases. Es un partido para frenar y anular cualquier iniciativa política de lucha independiente de los/as trabajadores/as y explotados/as por sus intereses.

Lea también
-Frente al PSUV: Construyamos un gran Partido Obrero Independiente

  • TAGS
  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1«El discurso de la unidad», Ediciones «Socialismo del Siglo XXI», p. 33.

    [2Nuestra posición frente al conjunto de medidas recientemente tomadas se puede ver en otros artículos de este número.

    [3Ver números anteriores de En Clave Obrera y la revista Estrategia Internacional N° 23.

    [4Agencia Bolivariana de Noticias, 29-01-07. Abundan también afirmaciones de este tipo, por ejemplo, en textos de Jorge Giordani (ministro de Planificación) y Haiman El Troudi (ex Director del Despacho de la Presidencia y coordinador del Centro Internacional Miranda)

    [5Jorge Giordani, «Socialismo deseable versus socialismo posible», Question, N° 50, Dic-Ene 2007, p. 29. Para justificar que tal «socialismo posible» son sólo limitadas regulaciones a los capitalistas, dice: «El socialismo deseable, la felicidad humana como tal (...) llegará cuando el ser humano sea capaz de pasar del reino de la necesidad al reino de la libertas, y para ello parece que el camino es largo».

    [6Ver los datos de ingresos salariales y familiares del INE, así como los informes sobre distribución del ingreso del BCV.

    [7«El discurso de la unidad», p. 25.

    [8ídem.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • EDITORIAL

    PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • EDITORIAL

    LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)