FT-CI

Mundial, grandezas y miserias

10/07/2014

Mundial, grandezas y miserias

La llegada de la selección argentina a la final de la copa del mundo Brasil 2014 es una buena oportunidad para una reflexión sobre el fútbol y su significado e impacto en la política y en la vida popular.

Evidentemente existe un uso político del fútbol y su espectáculo, especialmente cuando se trata de un campeonato mundial. En el caso argentino por ser el deporte más popular, no hubo gobierno que no tratara de utilizarlo para sus objetivos. En este sentido sería interesante analizar las consecuencias políticas de los dos triunfos anteriores, el de 1978 en plena dictadura y el de 1986, bajo el alfonsinismo ¿de cuánto sirvieron, más allá de la coyuntura, a los gobiernos respectivos las consagraciones deportivas?

Hay también una industria sobrevaluada del deporte en general y del fútbol en particular, propia de capitalismo que convierte en mercancía, todo lo que toca. En este sentido, la hiper-mercantilización del fútbol no es muy distinta a la que ocurre con el cine, el teatro o la música; que por eso mismo distorsiona la producción artística, y pese a esta realidad seguimos rastreando formas artísticas auténticas, capaces de conmover o de simplemente distraer. “La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido”, decía Borges, dándole al sueño una entidad en la vida de los hombres mucho más importante que las que autoriza el sentido común (incluso cierto sentido común izquierdista o progresista). Lenin decía que está permitido soñar con la única condición de que se luche cotidianamente por cumplir el sueño.

Pero nuestra intención, en este caso, es reflexionar sobre el significado del campeonato mundial de fútbol en la cultura y en la vida de los sectores obreros y populares.

Podríamos decir que la pasión futbolera que emerge o se potencia cuando juega la selección nacional contiene dos (o tres) componentes: el espectáculo distractivo que a veces -como la religión-, puede tomar la forma de “opio del pueblo”; la admiración por el propio juego entendido como arte (después de todo en el mundial están los mejores, los que “llegaron”, los “distintos” en la materia); y también el nacionalismo, con diferentes sentidos, a veces más reaccionario, a veces más progresivo.

Dice Trotsky hablando de la vida cotidiana: “Por consiguiente, la cuestión de las distracciones reviste una enorme importancia en lo tocante a la cultura y la educación. El carácter del niño se manifiesta por el juego. El carácter del adulto se expresa con mayor fuerza a través del juego y las distracciones”. Y también agrega “El deseo de divertirse, de distraerse, contemplar espectáculos y reír, es un deseo legítimo de la naturaleza humana” [1]. Hay algunas concepciones un poco elitistas (también en cierta cultura de izquierda) que impugnan la pasión que desata el fútbol, al que por supuesto se le niega cualquier tipo de estatus artístico, y se centran las críticas en su carácter de espectáculo engañoso. Todo estaría reducido a un nacionalismo chauvinista atrasado y reaccionario, propio de masas incultas que no llegaron a apreciar, todavía, el verdadero arte. Esas impugnaciones se expresan como rechazo a la admiración por el deporte o por los deportistas, tomando solo su aspecto ideológico, de falsa conciencia (“festejan los goles como si algo cambiara por ellos en su vida diaria y más aún se usa ese espectáculo como pantalla, para tapar otros problemas”). Todas verdades, aunque no explican el fenómeno completo. Juan José Sebreli, quien alguna vez supo escribir cosas interesantes sobre la vida cotidiana es, quizá, uno de los representantes más radicalizados del anti-fútbol con su teoría de que es culturalmente “totalitario”.

Existe un componente de distracción en tanto espectáculo, y si el cine en la segunda década del siglo pasado era lo más avanzado o la vanguardia en las tecnologías de comunicación de masas, hoy ese rol lo ocupa la TV (entre otros). “No es en absoluto por piedad por lo que va a la iglesia; pero la iglesia es luminosa y bella; hay mucha gente y se escuchan cantos: he ahí bastantes cosas agradables que no se encuentran ni en la fábrica, ni en la familia, ni en el vaivén cotidiano de la calle”, afirmaba Trotsky para explicar cual era el límite de la religiosidad del obrero ruso, que se basaba mucho menos en la piedad o el dogma, que en la posibilidad de vivir un espectáculo extraordinario.

También hay una identificación, que no está libre de ideología (aunque también expresa otras cosas) con los jugadores, y especialmente con los que “la pelearon de abajo” (Tévez por ejemplo o Di María), o con los que “se la juegan” como Mascherano, además por supuesto de los que elevan el fútbol al estadio de un arte superior: como Maradona o Messi. Es verdad, hay una identificación con jugadores millonarios que -terminado el espectáculo-, vuelven a una vida cotidiana muy distinta a la de los sectores populares. Pero no vemos muchas diferencias con las “identificaciones” de aquellos que ríen, se emocionan o lloran con una escena bien lograda por un actor de Hollywood, un músico de cualquier género que toca una partitura o un acorde conmovedor. No llegamos a la exageración de ese gran cuento de Fontanarrosa, en el que afirma que el fútbol contiene todas las artes (la música, la escultura, la pintura, la danza o el teatro… últimamente muy aplicado el teatro dentro de la cancha, hasta el punto de que algunos deberían pensar en desarrollar esa faceta en otros ámbitos más acordes); pero la realidad es que hay escenas “artísticas” inolvidables.

Por último, el componente nacionalista es el más controvertido, aunque tampoco es unilateral. Hay de todo entre los nacionalistas que apoyan a la selección y los que pudieron llegar a Brasil a ver los partidos no están entre los mejores representantes. Sin embargo, podemos decir que para el promedio nacional, la rivalidad con Brasil es de “adversarios”, pero un enfrentamiento con Inglaterra o EEUU se manifiesta como una lucha contra un enemigo.

Si tomamos como definición esa mezcla de espectáculo, arte, contradictorio nacionalismo y cierta forma religiosa: apropiarse de un triunfo ajeno que “alivie” las derrotas cotidianas que ofrece la vida en esta sociedad, es decir, como “opio del pueblo”; es bueno saber qué manifiestan esas pasiones y qué fuerzas ocultas emergen (“La pasión del cine se basa en el deseo de distraerse, de ver algo nuevo, inédito, de reír y hasta de llorar no sobre la propia suerte sino sobre la de otro”).

La otra opción es resignarse a la existencia de un gran cinismo nacional que no deja espacio ni posibilidad para la pelea de ideas o vuelve impotente cualquier crítica.

El espectáculo del fútbol y las pasiones depositadas en él son por una parte “la expresión de una miseria real un suspiro de una criatura agobiada”, un minuto de “gloria” en un mar de penurias cotidianas.

Cambiar la sociedad será también una forma de liquidar las miserias que rodean al deporte en general y al fútbol en particular y, quizá, hacer surgir y multiplicar su más auténticas grandezas.

* Una versión de este artículo fue publicada en el blog “El violento oficio de la crítica” (http://elviolento.blogspot.com.ar), luego de que la selección Argentina clasificara para jugar en las semifinales del mundial.

  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1Trotsky León, “El alcohol, la iglesia y el cine” en “Problemas de la vida cotidiana”. Disponible en http://ceipleontrotsky.org.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • EDITORIAL

    PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • EDITORIAL

    LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)