FT-CI

Multitudinaria movilización obrera en Polonia

18/09/2013

El sábado 14 de septiembre más de 100.000 trabajadoras y trabajadores polacos marcharon por las calles de la capital, Varsovia, para protestar contra las medidas antipopulares que viene aplicando el gobierno del primer ministro centroderechista, Donald Tusk, y el malestar generado por la abrupta desaceleración económica que atraviesa el país.

La movilización fue parte de una jornada de protesta de cuatro días (11 al 14 de septiembre) en distintas ciudades, convocada por las centrales sindicales mayoritarias y que culminó en la multitudinaria marcha del sábado contra una serie de medidas tomadas por el gobierno y particularmente contra la recientemente votada ley de flexibilización laboral que acaba con la jornada de 8 horas y ataca directamente la organización sindical de los trabajadores.

Dos años de ajuste neoliberal

El gobierno del primer ministro Donald Tusk, del partido de centro derecha Plataforma Cívica, viene aplicando un plan de ajuste brutal que en los últimos dos años incluyó el aumento de la edad jubilatoria a 67 años (antes era de 60 años para las mujeres y de 65 para los hombres), el anuncio de una reforma del sistema de pensiones y la recientemente votada modificación del Código de Trabajo, que fue lo que desató las actuales movilizaciones.

Hace tres meses el Parlamento votó una serie de cambios en el Código de Trabajo y la Ley de Sindicatos que eliminan la garantía de una jornada laboral de 8 horas, dejando abierta la posibilidad de que las empresas lleven la jornada hasta un máximo de 78 horas semanales, sin pago de horas extras.

Esta ley de flexibilización laboral permite que las empresas puedan aumentar las jornadas de trabajo, según los ritmos de producción, llegando hasta un total de 78 horas semanales mientras que reducirían la jornada laboral en otros momentos del año. Esto significa una enorme transferencia de dinero de los bolsillos de los trabajadores al de los empresarios ya que durante las jornadas extendidas no tienen obligación de pagar horas extra, mientras que durante el período de jornadas reducidas la ley les permite pagar tan solo el salario mínimo a sus trabajadores.

Pero la ley no se queda ahí sino que ataca directamente a los sindicatos y a la organización de los trabajadores al permitir que los empresarios puedan negociar estás nuevas condiciones en forma individual con cada trabajador o incluso ser acordadas con un “representante de los trabajadores de un comité de empresa”. Estos comités de empresa se elegirían según los reglamentos establecidos por los propios empresarios (es decir serían una suerte de sindicatos amarillos armados por la patronal y al servicio de esta) cuyos representantes no serían responsables ante los trabajadores y tampoco tendrían derecho a iniciar negociaciones colectivas.

Es decir se prepara el terreno para minar la capacidad de negociación de los sindicatos debilitándolos y atomizándolos.

El malestar se hace sentir

Este último ataque sobre las condiciones laborales de la clase trabajadora fue la gota que colmó el vaso y obligó a las direcciones sindicales mayoritarias de OPZZ y Solidaridad a convocar, si bien no a una huelga, al menos a las recientes jornadas de protesta.

El malestar expresado en las calles de Varsovia el último fin de semana tiene un motivo más profundo en la desaceleración abrupta que viene sufriendo la economía polaca. Tras dos décadas de crecimiento ininterrumpido el PBI de Polonia se desplomó el último año mostrando su vulnerabilidad frente a la crisis Europea (Polonia ingresó a la Unión Europea en 2004, aunque no a la Eurozona, y la ralentizada economía Alemana es su principal socio comercial) [1]

Los despidos a gran escala se multiplicaron en el último período al ritmo de la caída del crecimiento que pasó del 4,5% del PBI en 2011 al 1,9% en 2012 y a tan solo el 0,1% en el primer trimestre de este año. Esto disparó el desempleo que llegó al 14,4% en febrero de este año afectando particularmente a la juventud.

Sin embargo la economía no es lo único que viene en picada, también cayó abruptamente el índice de aprobación del gobierno de Tusk, que se hundió a sus niveles más bajos desde que llegó al poder hace seis años. Por el momento este desencanto con el gobierno de Tusk ha sido capitalizado por el partido de la oposición nacionalista, Ley y Justicia, encabezado por el ex primer ministro Jaroslaw Kaczynski.

El rol de las direcciones sindicales

Desde la renuncia de Jaruzelski en 1990 y el proceso de restauración capitalista que ya se venía gestando, los trabajadores polacos han visto caer su salario y la calidad de sus condiciones laborales permanentemente. Sin embargo las direcciones sindicales mayoritarias fueron incapaces de llamar a una huelga general en los últimos 25 años.
No lo hicieron en 2007 durante la importante huelga de enfermeras que cuestionó tanto sus condiciones laborales como el sistema de salud de conjunto y tampoco llamaron a la huelga general cuando se anunció la elevación de la edad jubilatoria, ni durante las movilizaciones contra la política del gobierno de septiembre de 2012.
Frente al ataque actual se vieron obligados a convocar a la reciente jornada de lucha pero, aunque amenazan, aún se niegan a convocar a una huelga que unifique todos los reclamos y apunte contra el gobierno de Tusk.

Es evidente que las direcciones sindicales de OPZZ y Solidaridad no solo están por detrás del nivel de ataque impuesto por el gobierno, sino del malestar expresado entre los trabajadores y el pueblo Polaco ante la desaceleración económica, el aumento de la desocupación y el ataque a sus conquistas históricas.

El gobierno y los empresarios de Polonia se vienen poniendo a tono con el ajuste aplicado por el resto de los estados de la Unión Europea e intentaran descargar cada vez más los efectos de la crisis económica sobre la espalda de los trabajadores, sin embargo la multitudinaria movilización de los últimos días muestra que todavía está por verse si podrán hacerlo sin enfrentar la resistencia de los trabajadores y el pueblo.

  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1Polonia entró en la Unión Europea en 2004. Aplicando una política de liberalización económica se benefició con el ingreso de dinero mediante la inversión extranjera que le permitió tener una alta tasa de crecimiento, durante los primeros 8 años, además de la posibilidad de manipulan su moneda para hacer frente a la crisis al haber quedado fuera de la Eurozona. Pero la crisis europea y una combinación de la desaceleración económica de sus principales socios comerciales, junto a problemas políticos internos, ha llevado a la actual situación que si bien no llegó a una recesión se trata de una caída abrupta en el crecimiento que venía teniendo durante el último período. Se espera que el crecimiento de la economía polaca sea como mucho del 1% en 2013, su peor desempeño desde que se unió a la Unión Europea..

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • EDITORIAL

    PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • EDITORIAL

    LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)