FT-CI

Las mujeres en las elecciones de Estados Unidos

11/11/2012

Una de las discusiones que dejó abierta la victoria de Obama en las recientes elecciones fue el peso electoral cada vez mayor de las mujeres, las comunidades afroamericana y latina y la juventud. Desde comienzos de año, varios adelantaban que las mujeres jugarían un rol importante en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Especialmente, las mujeres solteras mayores de 30, que representan un bloque electoral de 55 millones de personas. Este bloque, que viene creciendo a un ritmo de 1 millón por año, surge por el retraso en la edad del matrimonio en las ciudades (especialmente entre mujeres con educación superior y buenos ingresos), y la gran porción de mujeres en sus 30 años que no están casadas (son solteras, divorciadas, crían solas a sus hijos/as) y no piensan en casarse (“Rise of the Single-Woman Voter”, Slate, 13/03/2012).

Estas mujeres idealizan mucho menos el matrimonio y son independientes económicamente -aun con salarios más bajos y trabajos precarios-. Entre las mujeres en general, los sectores que solían votar a los republicanos, hoy están cada vez más alejadas de este partido. Aunque estas mujeres no se definan como liberales o progresistas, la apelación de los sectores de la derecha conservadora a los valores morales, la familia, la religión, etc., les es cada vez más lejana.

Durante las últimas décadas, la derecha republicana ha hecho de la “batalla por los valores” (contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, contra los inmigrantes, contra el derecho al aborto, etc.) una bandera propia.

Los republicanos, especialmente su ala derecha como los neoconservadores durante la década de 1990 y 2000, o los candidatos del Tea Party hoy, han sostenido un programa reaccionario de recorte de derechos civiles que, según la visión conservadora, atentan contra los valores cristianos y la moral correspondiente al “estilo americano”. Esta apelación a los valores cristianos, exacerbada por el Tea Party, y un electorado centralmente blanco y masculino, viene estrechando la base electoral republicana.

Al mismo tiempo, la población económicamente activa estadounidense –y el sector que participa en las elecciones- es hoy más joven, más femenina, y con gran peso de las comunidades afroamericana y latina. Más en general, estos cambios explican también resultados en estados Republicanos como Florida, donde ganó Obama (muchos apuntan a que la extensión de la comunidad latina más allá del tradicional “voto gusano”, amplió la base electoral demócrata, sin contar el sorpresivo resultado negativo del referéndum que buscaba recortar el financiamiento estatal de interrupciones de embarazos).

En el marco de estas tendencias contrapuestas, la campaña de Mitt Romney, aun cuando intentó un giro moderado hacia el final, no pudo contrarrestar el costo político que representó la cruzada reaccionaria contra las mujeres, los inmigrantes, la comunidad LGTB, entre otras.
Uno de los puntos clave de esta cruzada fueron las elecciones legislativas de 2010, cuando el Tea Party ganó varias internas en el Partido Republicano. El establishment del partido, en un intento por capitalizar este movimiento y buscar un nuevo impulso al derrotado “espíritu conservador”, apoyó estos candidatos ultrareaccionarios. En esas elecciones, la polarización política, la profundidad de la crisis y la incertidumbre les dieron un amplio apoyo, y el partido Republicano se quedó con la mayoría del Congreso y varias legislaturas estatales [1].

Mientras el partido Republicano radicalizaba su discurso de derecha, la visión de las mujeres sobre el matrimonio, la maternidad, la vida en familia, su desarrollo profesional, se modificaba; las mujeres quieren decidir cuándo ser madres, empiezan más tarde su vida en pareja, privilegian su trabajo o sus estudios. Esto explica en parte (junto a los factores más generales de la crisis económica, temor a los recortes republicanos, etc.) que las mujeres hayan sido las que menos acompañaron esta radicalización a derecha.

Ejemplo de esto fue el escándalo desatado cuando el conductor de radio Limbaughd (muy popular entre los conservadores y votantes republicanos) le dijo “puta” a una estudiante que reclamaba que el seguro de salud universitario cubriera las pastillas anticonceptivas. Dos ultraconservadores que jugaron decisivamente en contra del voto republicano entre las mujeres fueron Akin y Murdock. El legislador Akin dijo en un programa de TV: “El embarazo después de una violación es muy raro (...) Si se trata de una violación real el cuerpo de la mujer tratará por todos los medios de bloquearlo”… No hace falta decir que Akin (del Tea Party, candidato republicano) no ganó las elecciones en su estado. Richard Murdock, que tampoco ganó, había dicho que los embarazos producto de una violación eran “un regalo de Dios”.

Para las mujeres (incluso muchas republicanas), el derecho al aborto y la anticoncepción es un tema central. En 2011, la agencia Gallup publicó una encuesta que mostraba que en los estados llamados “swing” (es decir, que no tienen tradición clara demócrata o republicana), el 39% de las mujeres ponía por encima de todas sus preocupaciones el acceso al derecho al aborto y los derechos reproductivos en general, más importante incluso que el problema del empleo (“Women in Swing States Have Gender-Specific Priorities”, Gallup, 17/10/2012).

Por este motivo, también cayó mal entre las mujeres la iniciativa republicana de eliminar el programa federal Planificación Familiar, que cubre varios servicios relacionados con ginecología, anticoncepción, etc. Impulsaron una medida para permitir que los empleadores puedan negarse a cubrir los métodos anticonceptivos (como parte de la cobertura de salud) por motivos religiosos. Además, muchos republicanos se opusieron a la ley de igualdad salarial (este motivo, según una encuesta de la ONG feminista Emily’s List –que financia candidaturas femeninas–, es suficiente para el 71% de las mujeres consultadas para no votar por los republicanos).

Al mismo tiempo, el partido Demócrata –aunque permitió que avancen muchas de estas medidas contra las mujeres- hizo de esta “resistencia” su bandera de campaña. Este fue uno de sus ejes: la campaña demócrata y sus partidarios hicieron 22.126 avisos sobre el tema del aborto. Gran parte de estos avisos eran contra las restricciones votadas en varios estados con legislaturas de mayoría republicana (en 2011 se votaron 92 leyes restrictivas de los derechos reproductivos, el año con mayor cantidad de leyes contra las mujeres; en 2012 ya se votaron 40 leyes restrictivas y es el segundo en la historia de EEUU).

¿Representa entonces la victoria demócrata un reconocimiento por la ampliación de los derechos de las mujeres? En este, como en otros temas, se ve cada vez más claro que el voto a Obama habla más del temor a la liquidación de conquistas que sin dudas encarnan los Republicanos, que de un apoyo firme a los demócratas. La presidencia de Obama no avanzó en los derechos de las mujeres, simplemente no atacó las conquistas alcanzadas por las mujeres con la lucha y la movilización. Las medidas impulsadas por los demócratas, como la igualdad salarial, son absolutamente insuficientes y no han representado mejoras en la vida de las mujeres trabajadoras, que sufren la destrucción de puestos de trabajo, la desocupación y la pobreza igual y peor que sus compañeros de clase.
Las mujeres, sobre todo las afroamericanas jóvenes, las latinas y las jóvenes en general tienen los peores trabajos, los peores salarios y los niveles más bajos de educación. Son las que mantienen solas a sus hijos e hijas, las que dependen del programa estatal de vivienda, alimentación y salud.

Las mujeres resisten hoy frente al intento reaccionario de recortar sus derechos y liquidar sus conquistas. Esos derechos conquistados con la movilización, solo pueden ser defendidos de esa forma. Sin movilización independiente, cualquier dádiva de los políticos de los empresarios intentará ser transformada en un techo para nuestras demandas.

  • TAGS
  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1En la campaña presidencial de 2008, se dio un fenómeno contradictorio con respecto a las mujeres republicanas, alrededor de la figura de Sarah Palin. La campaña dio un vuelco con el embarazo de su hija adolescente y el discurso de Palin sobre las preocupaciones de las mujeres “reales” que pelean por sacar adelante a sus familias, etc. Los republicanos ganaron varias elecciones con candidatas mujeres e incluso se llegó a hablar de un “feminismo red state” (en alusión a los estados republicanos). Este fenómeno, sin embargo, no tuvo ninguna continuidad dentro de los republicanos y al perder las elecciones la propia figura de Palin perdió peso.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • EDITORIAL

    PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • EDITORIAL

    LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)